UNA VENTANA EN LA MAÑANA

Una ventana en la mañana.

Mi cuerpo desnudo junto a un cielo envuelto entre sabanas,  el sol entra cual espadachín en busca de presas,  mis ansias me levantan de aquella cama de hotel,  sujeto su cintura cual naufrago a la orilla, la conduzco al eclipse de los cuerpos, a esa tenue frontera de la humanidad,  como un rayo en mi pecho, mi mente  me condujo a la ventana, casi igual a esos días en que tú eras mi escalera al cielo,  mis manos sujetaron las sabanas,  en un pestañeo vi la vida transcurrir tras aquel vidrio,  una silueta peculiar llamo mi atención, la forma en que caminaba, sus sutiles pasos, y el andar de su cabello en sus hombros, serias tú, dude un momento, era temprano,  casi las nueve,  un trueno recorrió mi pecho,  mis manos sudaron, mi espalda se estremeció,  recordé las horas tempranas de nuestro amor, y me halle tardío de ese color.

El sutil tacto de mi compañera,  sujeto mi rostro, desviando la vista de aquella calle, regrese a sus pechos, a su espalda, a su ser. Ya tú y lo que parecía tu sombra solo siguieron su rumbo, orillas distintas en este inmenso mar de destinos.

La duda sujeto mi esencia,  y recordé que te gusta tu chaqueta azul, tu falda de flores, y tus zapatos naranjas. Y claro estar temprano en los brazos de tu amado, justo antes del caffe.

Pollofilo

 

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Anuncios

Un comentario en “UNA VENTANA EN LA MAÑANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s