declaración de un “sin nombre”.

nwo-kids

 

 

Hemos  llegado  al  límite  de  la  existencia,  desbordados  en  la  falta  de  integridad   espiritual,  hallamos  en cada   resplandor  humano  un  faro  en la  oscuridad,  nos   movemos  entra  la  espiritualidad  y  la  razón,  no  comprendemos  la  mafia  detrás  de  un  sermón  y  la   maldad  existente  detrás de los  muros  blancos  en la  catedral,  de  igual  manera  nadie  adivina  lo  complejo  de  adorar  al  hombre  en la  trascendencia  del  tiempo  como  nuestro  creador.

Son  polillas  en la  oscuridad,  abnegados  a ser  adoradores  de  la  luz  que  más  brille,  Un  simple  tono dentro  de la  melodía  del  universo.  Pero  como   verse de una  manera  humilde,  si  es de  humanos  considerarnos  la máxima  creación.   Ser  el  hijo de un  Dios  que  todo  lo  puede,  el  alter ego  elevado a  su  máxima  expresión.

Pero  que  tan  imperfectos  somos,   pase  largas  horas  comprendiendo  el  comportamiento  de  algunas  personas,  el  por qué   cortamos  vidas,  evitamos  vidas,  por qué  arruinamos  vidas,  simple,  todo  gira  en torno  a una  economía,   buscamos  un  bienestar  económico,  un   bien  propio,   una estabilidad  ante  una  sociedad  puta,   que  cobra  muy  caro.  Por qué  no regresar  a lo  simplista,  a  la   ausencia  del  consumo,   a  las  necesidades  básicas  y  el  crecimiento   energético, espiritual.

Claro,  ya se  la razón, aquellos  que  seguimos  la  otra  orilla,  somos  vistos  como  inútiles,  como  inoficiosos y   malcriados,  el  simple  hecho  de no  vernos  igual  es  una  razón de marginalidad,  pero   que es lo  común,  ser un adepto  a la  cultura  de moda,   seguir  los  pasos  de  algún   prototipo  televisivo,   ser  un   terminal del  sistema,  o  quizás  no ver  más  allá  de  las  explicaciones  de alguna  modelo  doctrinada  para  repetir  lo  que  debe  decir  una  y  otra  vez.

 Vivo  en una  sociedad  en colapso,   donde  la  guerra  del  centavo  es  mucho  más  importante  que  impedir  una   muerte   a  manos del  sistema  corrupto  y  mal  diseñado,  vivo  en   una  patria  que  tiene  pocos  dueños,  llena  de   ganado   haciendo fila para  alimentar  a sus  hacendados.

 

Cuando  voy  a esos  bares  rojos,   encuentro   brillantes   mentes,   encaminados,  con  futuros  brillantes,  pero  al  paso de los  años  terminan  todos  en oficinas  encajados  en un qué hacer,  en  un  que  cumplir,  entonces   de que  vale  la  izquierda  la  revolución  el  pensar  diferente,   si al  final  todos  debemos encajar  en  lo que  más  odiamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s