Estado

EL ESCRITOR.

el mito de pollofilo

Letras, drogas gratis, páginas que puedes inhalar.

Aquel escritor noto que sus páginas desaparecían, miro cada letra y estas se desvanecían en el aire,  muy preocupado  empezó a llenar páginas, pero pronto se quedó sin hojas sueltas,  cada una en el viento  tomaba su propio destino y se desvanecía en la distancia,  nuestro escritor lleno de letras y sentimientos, miro las paredes blancas de su ciudad,  sin más reparo  tomo sus pinceles y en cada una escribió mil historias,  pero entre más avanzaba  notaba que la lluvia  se llevaba su trabajo,  solo quedaban manchones en las calles y caudales de tinta negra que lo incitaban a escribir, el pobre hombre sin más que hacer, tomo su pluma y  empezó a escribir sobre su piel,  narraba la historia y describía a otro ser, un ser fugas lleno de belleza, de cabellos largos y piel de seda, al paso de los días nuestro escritor casi sin espacio en su…

Ver la entrada original 301 palabras más

Anuncios

VAGABUNDO

392242ad720e28df555085271447ffd1

Zapatos viejos, harapos, mal olor, manos negras, sudor en la frente, bolsillos rotos,  calle fría, andenes cálidos, rostros  difusos como bruma,  la madrugada asesina, y un rumor de libertad que se hacía  eternamente inalcanzable.

 

  • de que eres preso tú?
  • ¿Quien? a mí me hablas, soy quien te crea en este momento.
  • Entonces eres preso de esas teclas frías, acaso tu mente y sus historias te ahogan en eternas horas de esclavitud buscando el punto ideal en la escritura.
  • No lo creo pequeño personaje, ahora aléjate de la luz, déjame jugar un poco.
  • Como sea, no es tan malo, hay peores tormentas en la mente humana que nos condenan como adeptos a seguir un camino sin regreso.

Camina de nuevo hacia el parque, las bombillas dan calor en la madrugada, corre, se te escapa el plato de comida para el perro en la 14 con 1RA , debes ser rápido en la 13 arrojan agua fría para que salgas del andén, esconde tu pipa, la policía es torpe cuando golpea, a veces duele.

Corre de nuevo las chicas del ferry te miran, olemos mal, somos sombras, no lo olvides, ya se olvidó nuestra humanidad, corre escapa busca las sombras es el lugar donde perteneces, escapa de la luz, solamente tus ojos se reconocerán en las entrañas de la perdición.

 

 

  • ¿Terminaste?, déjame respirar.
  • No menciones mi nombre, solo eres caricatura, una frase de mis dedos creado por mi mente.
  • A sí tratas a tu creación, escritor profano, recuerda que estas frente a un espejo, no trates de hundirme en un lugar donde no puedas respirar.
  • ¿Limpia tu rostro, estas llorando? acaso eres sentimental, frágil de cristal?
  • ¿El susurro de un sentimiento atropella tu crueldad creador, que recuerdas acaso soy tan tuyo como tu pasado?
  • El punto final asoma a la derecha.

Deja de decir mi nombre, olvídame, ese infierno ahora te pertenece.

 

Secuela RASTROS DE LAS SOMBRAS,

 

Jhonatan Salazar Hernadez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo

…Ángeles y Demonios…

Letras, drogas gratis, páginas que puedes inhalar.

angel-caido

Me encontré con demonios pasados, ellos me miran deseosos con ansias de pecar, rascan sus lenguas en sus barbas,  afilan  sus  uñas en sus  senos.   Yo  piadoso  camino  junto  a las  pinturas  profanas  que   creamos,  enciendo  el  fuego  al  desnudar  mi   cuerpo   y  sumergirme  en  el  lago  del  deseo.  Ansioso  recreo  el  recuerdo de pasiones  oscuras,  tan  oscuras  y  dementes  que  son  inmencionables.

Uno de mis  demonios   caminaba  por la ciudad incauta de mi presencia.   Al  voltear  la  esquina  me  miro  con  sorpresa  mientras  mis  manos  avilés  sujetaban  su  cintura  para   ir  por  una  cerveza.  Su  cabello  estaba  más  corto   de  lo  normal,   sus  ojos   con el  brillo  que recordaba,  pero  aun  llevaba  esa  marca  negra  que  nunca  dejo  florecer  sus alas.   Hablamos  casi  1  hora,   me  contó  historias,  navegamos  en  futuro,  presente  y  pasado,   caminamos un poco  luego  deje  su  tiempo para  seguir  mi  vuelo.

Tres horas  más tarde …

Ver la entrada original 218 palabras más

CAMINO DE PÉTALOS.

disfraces-antiguos-halloween-soyunyonki-051

En la noche oscura mientras caminaba de su mano, noté que, entre las sombras de las hojas, se entretejían pétalos de colores, me sorprendí al no notarlo antes, pues todo estaba gris   rodeado de un frio característico de esta zona. En el piso plateado casi flotando estaban regados los pétalos que   al ser tocados por mis pies se hacían bruma.

De mil colores y formas, uno tras otros seguían el camino de las voces que al igual que ellos parecían fantasmales, en la noche y entre estas calles pequeñas se oía el eco de un tambor que con cada golpe hacia vibrar mi corazón.  Además de que se estremecía mi ser al escuchar estos rezos, que murmurados como susurros se deslizaban en el aire hasta los cristales de las ventanas que empañadas casi congeladas dibujaban las frases profanas.

Nos debatimos con mi compañera de viaje, ¿pero como no? tan misteriosa visión era como las migas de pan de ese viejo cuento. Nos miramos y sin vacilar comenzamos a seguir las voces y los pétalos, al pasar el rio en un puente pude mirar que en la sima de aquella cuesta un niño vestido de blanco con algo parecido a un cono en su cabeza nos miraba y de inmediato daba la espalda para seguir estas sombras que se dirigían a la plaza del pequeño pueblo.   Nos dejamos seducir por las luciérnagas que desfilaban por el   cielo, caminamos  por  la  acera  de  las  casas  viejas, llegamos  hasta  donde estaba  el  tumulto  de  gente, todos  portaban   velones  viejos derramando  la  cera  en sus  manos  como si no  sintieran el calor  que   estas  emanaban, al  mirar  sus  ojos   encontré  que  todos  tenían cierto  brillo.

Pero que hacíamos ahí, como llegamos a esta fantasía, muy simple la rutina nos tenía  arrinconados en un estrés constante, de esta manera decidimos encender el motor, tiramos  unos  dados  al aire  y  sencillamente  vimos  el  letrero  pequeño  y  bizarro  que  marcaba  ese  destino,  ya  en el  hotel  mientras  nos  vestíamos  empezó  el  suceso,   los  tabores,  los  susurros,  cuando  baje  a investigar el  portero no estaba en ningún lado  es  más  la  recepción estaba vacía  por  lo  que  decidimos  salir  dotados  de las  llaves  del  cuarto  y  una  goma de mascar  con tabaco , bueno regresemos  a  el  brillo de los  ojos,  curiosamente  todo  el  pueblo estaba en ese  lugar  mientras  adoraban a una  especia  de santo  hecho de  piedra,  los  más pequeños  tiraban pétalos de flores  mientras  la  piedra  parecía  flotar  sobre  los  hombros de  los  adeptos.

Estábamos  ahí enfrente  de  una  curiosa  cultura, no  sabíamos  que  decir  cómo actuar  o  si  debíamos  mostrar  asombro, al  paso  de algunos minutos todos  centraron su  mirada  en nosotros,   es  lo  último que  recuerdo,  desperté  la mañana siguiente  mientras  el portero  tocaba la  puerta  y  entraba con un poco de  café,  mi  compañera estaba  a mi  lado  inconsciente mientras el   camarero  insistía  en que  el  hotel  cerraría  pronto  debíamos  partir.

 

Continuara.

 

Secuela RASTROS DE LAS SOMBRAS,

 

Jhonatan Salazar Hernadez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo

A la Primera Cita.

erotismo-999

Pasado el tiempo y el berrinche atroz del capricho, recordé inusualmente su forma, escuchando  a Pedro Guerra  y  fabricando  algo  para  el  ardor  de  estómago, mientras  calentaba  la  cuchara y ponía  la  aguja,  me  descubrió en  ropa  interior  el recuerdo  de  su  tono de  voz, esa  complicidad  que  afloraba  en nuestra  amistad, ésa  la  misma  que  una  noche  casi  la  hizo mía  en el  hotel de  las  luces purpuras.

Entonces cante  un poco  y  apreté el  nudo que  se  formaba en la  garganta, mientras   descifraba  la  estrategia  perfecta  para  vencer  mis  leyes  y  orgullo  político,  camine  lentamente  al  ordenador,  y  entretejí  algunas  letras, mientras  de  alguna  forma  hallaba el medio preciso  para  poder  hacerlas  a tus  oídos,  profanamente  desnude  tu  nombre,  recordé  la  textura de  tu  piel, y  el  suave ardor de  las  medias  veladas  que  tenías  esa  noche,  también  el  molesto  cierre  de  tu  falda  negra, recordé  la  marca de las  cervezas,  el  tabaco y la  voz de la  camarera, si  me  fui  adentrando paso  a paso  en ese  hotel  a  la  cama, me  estaba  quedando  dormido  sobre  tus  nalgas  que  masajeaba en el  recuerdo.

Busque tu teléfono, quise llamar para saber cómo andaba tu nave, pero de forma radical la libreta grito su ausencia, entonces busque enviar un mensaje.  Pero de forma trágica la pantalla grito mi inoportuna visita, entonces compuse unas letras en hoja, las embutí en un sobre y   cuando me dispuse a colocar tu dirección, mi mente torpe lloro su recuerdo, pues lo  había  olvidado, de alguna  manera  ya las  cosas estaban dichas.

En la simpleza de mi alcoba oscura, recordé el crujir de tus manos al acariciar el porro, me deleite al recordar la forma de tus pies, la armónica forma de tu espalda, y la sutil belleza que tenía tu voz en las  mañanas, querida  compañera,  tu pelo y tus labios como  añoranzas  atizan el fuego que  arde  en mis  venas en el  brazo izquierdo, rebelde y con causa  tal como tú.  Sin poder decírtelo fuiste tan mía y yo tan tuyo, que ese compromiso nos espantó, te sentiste atada a algo que no podías controlar, y yo orgulloso y talante me  trague  él  no te  vayas,  me guarde el sexo, me quede con las  manos llenas de cosas  que nunca podrán pasar.  En la distancia y atado a mi vida real,  un  abrazo  profundo y hondo como el oscuro de  tu pelo y tus ojos,  desnúdate y  hazte  tuya mientras  recuerdas  que  nunca  salimos de  ese  viejo hotel.

Jhonatan Salazar Hernadez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo

UNA VENTANA EN LA MAÑANA

que buena entrada

Letras, drogas gratis, páginas que puedes inhalar.

Una ventana en la mañana.

Mi cuerpo desnudo junto a un cielo envuelto entre sabanas,  el sol entra cual espadachín en busca de presas,  mis ansias me levantan de aquella cama de hotel,  sujeto su cintura cual naufrago a la orilla, la conduzco al eclipse de los cuerpos, a esa tenue frontera de la humanidad,  como un rayo en mi pecho, mi mente  me condujo a la ventana, casi igual a esos días en que tú eras mi escalera al cielo,  mis manos sujetaron las sabanas,  en un pestañeo vi la vida transcurrir tras aquel vidrio,  una silueta peculiar llamo mi atención, la forma en que caminaba, sus sutiles pasos, y el andar de su cabello en sus hombros, serias tú, dude un momento, era temprano,  casi las nueve,  un trueno recorrió mi pecho,  mis manos sudaron, mi espalda se estremeció,  recordé las horas tempranas de nuestro amor, y me…

Ver la entrada original 100 palabras más

….-.Carta a Pic Tureka.-…

 

1

Sin ánimo de lucro, un poeta opina entre comillas, ” Del amor, el espejo, que acaso no se es más humano cuando se comprende el interior de nuestra propia mirada, o acaso no se ama más, cuando nos amamos a nosotros mismos”. Creo mi querida Pic Tureka, que es de más querer que nuestro universo ame o se haga humano y sensible, quizás sea suficiente con caminantes profanos, individuos únicos y en esencia, amantes del mismo café o el mismo bar, de esos que andamos locos contando faros de los que nos identificamos por los zapatos extraños más bien anticuados y viejos, de los que fumamos sueños y bebemos anhelos de tiempos mejores, mi querida compañera de letras sueños y viaje astral. De forma literal te cuento que esta Mierda no la arregla nadie.  Es más, seres con sentido de humanidad y amores ya son materia en vía de extinción. Somos pocos los coloridos de letras y ágiles de tintas, un abrazo desde mi escritorio de pino y café.

….7:32

ellen-von-umwerth1

 

Tu  espera  tiene  el  color  de la  primavera  dulce,  el  enrojecido  cielo colorea  las  ansias  profanas  que  te  aguardan,  cuando  estés  entre  mis  brazos sutilmente  desnudare tus  labios,   caminaras  por  el  oasis  de  tu  centro, atizando  las  frases  que  juntos  le  daremos a  el  deseo.

Necesito  cinco  minutos de  tus  ojos,  tenemos  mil  cosas  que decirnos,  quiero  jugar  con tus  senos,  desnudarte  la  espalda  con  mis  manos  prófugas de tu  cordura,   quiero   atarme  a tu  cintura,  abrasarme   profundamente  a tus  muslos,  entregarme  a  la  condena  como  polilla  a  el  resplandor  de  tu  vientre.

Simplemente  quiero  jugar  a  decirnos  poesía  con la  piel, ínfimamente  quiero   acariciar  tu  alma  con  mis  frases más tímidas,   necesito  la  melodía de tu  voz que  acaricie  mi  alma,  necesito  tus  piernas  y la  forma de tus  dedos,  que  entrelazan  mi  cabello, ahora  necesito  ese  instante  de  intimidad  que  nos  damos.

El  reloj  sentencia  la  hora  de nuestro  encuentro,  de  mil  maneras  quiero  besarte  al  vernos,  sujetar  tu  mano  y  quizás  sonreír  como  lo  hago  los  domingos, quiero  tomarte,  tomarte  y   rasgar  esa  silueta perfecta  y  curva  de  tu  espalda y  tus  nalgas,  necesito  tu  alma,  tu  corazón,  tu  cuerpo.

Voy  por  ti.

Jhonatan Salazar Hernadez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo

Continuo

 

7caeb422f5b651810b836138f993ad46

Todo  se complicó,  pasaron  horas  y  días  felices,  la  condena  continua,  de la  duda  irreverente  que  como  luz  de  Día  llenaba  cada  estrecho  rincón de  la  confianza,  la  llamada   ausente  y   completa  de  su  voz,  que  entrelazaba  los  recuerdos  y  la   juventud  vivida,  como  presente  y  futuro  anclada  en el  deseo  que  efímero  se mantuvo encendido.

El  olor  de su  calle,  agitaba  la  bandera  de  su  espera,  que  sin  ser  eterna  se  hizo  duradera,  las  horas  pasadas  en  su  anden y  la calma  eterna  de su  sonrisa  que  compro  el  lugar  que  merecía,  detonaron  la  sensación de  vacío,  insatisfacción y  ausencia,  ya  el  agua  no  sabía  igual,  quizás  era   mejor  probarla  de su  piel.

En  el  rincón  frío  y  cálido  de  nosotros,  ese que   dejamos  atrás  como  cuota  permanente  del  porvenir.  Nos  acaricia  distante,  como  melodía  de  violín,  endulzando  la  espera,  y  recordando  lo  importante  de  la  compañía  que  cada  uno  en su  lugar y su presente arraiga,  somos  la  espera  de  ese  caffe  que  tantas  veces   se  prometió.  Somos  las  infinitas  noches  de palabras  llenas  de deseo  sin  consumir.

En  tu  calle  te  espero,  en el  jardín de  tu  casa,  en la  sala,  junto  a nuestro  beso tímido,  en el  árbol  donde   desnude  tu  pecho,  donde  acaricie  tu  alma.

Nota.

cj9j0q_ugaiovzt

Nada más  delicioso  que  el  salado  de tu  cuerpo en mis  besos,  la  sabia  que  derramas  es  el  néctar  del  mar  en  la  boca  profana  de  un  poeta, un  amante maldecido  con la  lujuria  que  imprime  el  terciopelo de  tu  piel.

Camino  lentamente  por  la  curva  que  dibuja  tu  espalda,  justo  antes de  morder  tus  nalgas,  para  penetrarte  con  la  cadencia  de un  loco  enfermo  por  el  ritmo  de  tu  pasión,  caigo  atraído  como polilla,  tus  senos  como  miel,  beso  el  punto  exacto  donde  tu  cuerpo  se  hace  divino. Rompo  las  fronteras  del ser  para  fundirme  en  la  esencia de  los  cuerpos,  y  nos  hago  seres  alados,  nos  hago  demonios,  carroñeros,  profanos y  pecadores.

En  el éxtasis   completo  que es  tenerte,  la  sinfonía  de  tu  voz  acompaña  el  desfile  al paraíso,  el  orgasmo  se  hace  lento,  completo, saciable,  tu  boca  muerde  arrancando  con  latigazos que  erizan  mi  alma y  humedecen  el  centro  de mi  cuerpo  moreno,  tus uñas   me   atizan  como  al  fuego,  me  enciendo  y  recorro  cada  uno  de mis  pensamientos,  para  terminar  dormido  sobre  tu pecho  húmedo,  mojado,  profundo y  fértil  como el  mar en tus  piernas.

Eres  la  sume  perfecta de cada una de mis  perversiones,  debo  cuidarme, andar  con cautela dopando mis  sentidos,  podrías  ser  tan  adictiva  y  peligrosa  como el  más  oscuro  vino,  podrías  ser  la  copa  de veneno,  que  se  camufla  en la  celebración incauta.

Jhonatan Salazar Hernadez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo

Punto y Coma.

tumblr_static_filename_640_v2

 

Me  la  paso  lleno de letras,  últimamente  no  me  dejo  ahogar  por   la  presión  constante  del  verso,  me  asfixia  la  necesidad  y el  grito  marginado  de  los sentimientos fraguados  en  el  exilio,  no  cuento  con  teléfono,  me  basta  con  la  brisa  y  el  llamado  del  humo  que  me  lleva  a  los   hermanos  de  alma  pura  y  fina  que  se hacen  poetas en  nuestra  sociedad  oscura  y  marginal,  me llevo   oscuras  horas  de  golpes  contra  mundos   oscuros,  aunque no  debo  quejarme  también  hay  mieles  en los  senos  de  la  vida,   extraño  el  tabaco  de  sus  voces, y  el  amargo  de  sus  verdades que  embriagan  la  poesía  de  nuestros  días,  a mis  hermanos  los  poetas,  nos  debemos  muchas  cervezas  y  muchos  versos.  Que  se  haga  la  palabra  y   que  se avive  el abrazo,  tenemos  una  cita  en las  letras  de esta noche.

Gley, Niní, Un Tal. Caicedo.

Jhonatan Salazar Hernadez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

 

 

Nota-…..

foto literante

 

Dejo  esto  en la  bolsa de regalo,   que  acertada al  derramar  las  letras  sobre  la  hoja  que humedeció  la  tierra  seca  en mi  corazón.

“El  no  es  mio, tampoco  soy  suya, lo  nuestro  es  temporal, somos  un préstamo  voluntario  del  momentos inolvidables,  que  quizás podrían  durar  toda una  vida”. 

Att:  Tu  negra. 

Nota.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

 

….SOMBRAS….

subirrrrrrrr

Tendimos  la   sabana  negra  bajo  el  ramaje  de una  árbol  que  daba  brillos  de plata  a  la  luz  de la  luna,   de  fondo  el  cielo  estrellado   nos  daba  el  atizo de  miles  de   señales  de vida  nueva.  Su  cuerpo  ardiente  y  blanco   hacia  juego con la  silueta  picara  de  cuna  que  tenía  la  luna  esa  noche,   hicimos  un  pacto  oscuro  y  profano,  derramando  un poco  de sangre  y   juntando  los  cuerpos  como  si  nunca   se  conocieran.

Araño  la  espalda  y  mojo  con su  saliva  cálida  el  centro  infinito de mi  cuerpo  cansado,  como en un  trance    nuestros  cuerpos  debilitados se  amarraron  al  ancla  de  las  manos, pues  ser  medio  es   lo  más difícil,   un  picotazo  de  fuego ardiente  como  el  sol o  el  mismo  infierno,  castigo  mi cuerpo  como si  fuera  un disparo  candente.  Sucumbimos  en el  recuerdo  del  paraíso,  justos  derramamos  la  fuete  del ser,  mientras  susurrábamos   viejas  palabras  atadas  una  a otra  con puñados de  tejidos latentes y  jadeantes.

La  noche  nos  abrazó  hundiéndonos  bajo las sombras,  el  musgo  del bosque  nos  acariciaba  la  espalda,  el  árbol  dejo  caer  las  gotas  de  plata  contenidas en  sus  hojas,  bautizados  por la  noche,  los  cuerpos  se   pusieron fríos,   luces  destellaban  en  los  alrededores  pero  nuestros  cuerpos   eran invisibles,  la  búsqueda  era  inútil,   las  voces  y  los  chillidos  de las  bestias  nos   asolaban como  susurros  al  oído.

Bichos del  follaje  muerto  nos  rodeaban,  era  una  cacería  inminente  las  hormigas  y  las  cucarachas   daban  paseos  bajo  el  calor  de  la   sabana  que  humedecida  por  el  néctar  de  su  cuerpo  componía  la  mejor  puerta de  entrada  para  quien  debía  llegar  a su  vientre.

Lentamente  rompimos  el  conjuro  y  nuestras  manos  se separaron,   los  cuerpos  arañados  poseídos sin  calor  en los  ojos,  con  vergüenza  por  la  premura  ardiente  del  deseo,  se  hallaban contenidos  por  el  placer  que   debilitaba  las  piernas,  juntos   sin  vino  caminamos  por  el  sendero  en contra  del  viento,  así  el  aroma  del pecado  sería  un  recuerdo  del  bosque,   el  cielo  redentor  nos lavaba  los  pecados  y  el  infierno  abierto  quedo atrás,  dándonos  la  bienvenida  y  reprochándonos  celosamente  por  la  caída  y nuestro  pasaje  por  el  infierno

Entre  cucarachas,  hormigas negras,  seres  de las  sombras,  también se llega  al  paraíso.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Caramelo y Miel.

tumblr_static_tumblr_static_filename_640

A  caramelo y  miel,  dulce   rincón  del  paraíso  el  que  tienen    sobre  su  pecho  adolescente,  dos   barreras  que  limitan  entre  la  humanidad  y  la  divinidad  de su  ser,  confrontando  la  perfección de ser  cuerpo  un poeta  desnudo,  con el  alma  llena de  cicatrices  de  guerra,  con el  cuerpo   imperfecto  y  las  alas rotas,  con la  vergüenza  del  descuido,  ella   extiende  sus  manos  y  sin  prisa    sus  labios     me  recorren  como   viento  fresco,   condenando  mi  ser  sin  prejuicio  a  el  placer  en  su  cintura.

La  miro  en  silencio  mientras   seca  su  cuerpo  del  sudor   placentero  de  los  cuerpos,  parece  una  escultura   con  piel  de  seda,   me   devuelve  el  ritmo  en  el  corazón,  me   colorea,  me  enciende.  Tiene  manos  pequeñas  y  sus  pies  son  anchos  pero caben  en mis  manos,  su  beso  es  la  invocación   perfecta  para  mi  perversión.

Ella  tiene  nombre  propio,  su  placer  es  mi  inspiración,  nada  más  placentero  que  mirar  sus  labios   mientras  los  muerde   complaciente, me  distraigo  al  ver  sus  ojos   redondos  y  rasgados   definidos  por  un  pincel  divino  e inequívoco,  la tengo atrapada  en mi  mente,  es  mi  presa,  mi  víctima,  mi   dulce  tortura.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

……ME ENCANTARÍA….

Mujer-dormida-apoyada-cojin-3

Me  encantaría  tenerte,

en un minuto de  calma  que  dure mil  instantes de  prisa,

unos  pocos  más  de  impaciencia y  soledad,

me  encantaría  susurrarte,  no  con  palabras,

sino  más  bien  con  silencios,

con mi  aliento  sobre tu  piel,

y tus  manos  navegando en el  desierto  ardiente  de  mi  cuerpo,

me  encantaría  tenerte,

sin  ataduras  en  tus  manos,

solo mirarte  y  dejarte  ahí,

atrapada  en  mi  memoria,

poeta amante tuyo.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

…Ángeles y Demonios…

angel-caido

 

Me encontré con demonios pasados, ellos me miran deseosos con ansias de pecar, rascan sus lenguas en sus barbas,  afilan  sus  uñas en sus  senos.   Yo  piadoso  camino  junto  a las  pinturas  profanas  que   creamos,  enciendo  el  fuego  al  desnudar  mi   cuerpo   y  sumergirme  en  el  lago  del  deseo.  Ansioso  recreo  el  recuerdo de pasiones  oscuras,  tan  oscuras  y  dementes  que  son  inmencionables.

Uno de mis  demonios   caminaba  por la ciudad incauta de mi presencia.   Al  voltear  la  esquina  me  miro  con  sorpresa  mientras  mis  manos  avilés  sujetaban  su  cintura  para   ir  por  una  cerveza.  Su  cabello  estaba  más  corto   de  lo  normal,   sus  ojos   con el  brillo  que recordaba,  pero  aun  llevaba  esa  marca  negra  que  nunca  dejo  florecer  sus alas.   Hablamos  casi  1  hora,   me  contó  historias,  navegamos  en  futuro,  presente  y  pasado,   caminamos un poco  luego  deje  su  tiempo para  seguir  mi  vuelo.

Tres horas  más tarde  tomaba el  ferri  para  pasar  por  el  casino,  salimos  disparados   alejándonos  de  las  miradas  ajenas  a  nuestra  historia  tímida  y  reservada,  el  ángel  beso  la   manzana  del  pecado,  y  corruptos  nos  enfrentamos  a  un  miedo,  el  miedo  que  nunca  dejo  florecer  sus  alas,  sujete  su  cuerpo  estimule  sus deseos  pero  a la  final  la  mancha  negra  nunca  nos  dejó  alzar  el  vuelo.  Despedí  su  boca  con  mi  cigarro,  el  taxi  llego   silencioso  y  el  hotel  quedo  vacío.

Alce  vuelo  de  nuevo,  me  afirme  a mis  nubes  de  fantasías,  el  suelo  suele  ser  frió  y lleno de realidades  monótonas  y   muy  humanas.  Estamos  condenados  a  el  recuerdo, al  temor, a  depender  de  un  alma  controladora  y  posesiva.  Ya  las  flores  no  crecen en  el  cielo,  tienen  sus  raíces  tan   atadas  a  el  suelo que  olvidaron  volar,   ya  no brillan en  las  noches,  ahora  son  adornos  en jarrones  de  cristal,  casi  una  prisión para  su entidad  divina.

Mis  alas  se  estremecen,  la  noticia  indeseable  del  fin  próximo,   me  desprenderá  de  la  coincidencia,  de  la  casualidad,   mis  demonios   me  extrañaran  en el  frió  oculto  del  deseo  y  la  perversión  divina.  Yo  navegare,  me  paseare  en el   astral  deseo  de encontrar  su  huella  de  nuevo.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

.La Ultima Carta.

esta_es_la_ultima_vez_que_me_rompes_el_corazon16-04-12 17-55-27

 

 

Quizás tengas razón, ya demasiado daño nos hicimos, para que una vez más, para que una despedida, cuando lo único que hallarle en tus ojos es rencor, las verdades duelen sabes, nunca le di crédito a eso pero hoy lo entiendo, que triste es contar esta historia que tienen un final, más en mis paginas seguirás siendo esa adorable niña, que una tarde yo hice mujer, tal vez no sea importante pero para mí fue lo mejor de mi vida. Son tantas cosas que han pasado y con asombro veo la mujer que hoy en ti habita, espero todo sea para tu bien, a veces seguimos simples ilusiones, espejismos que al final desaparecen y nos dejan solos en lugares que no conocemos de nosotros mismos, me duele tu realidad más sé que no la puedo cambiar, ni intentar mejorarla pues al intentarlo ya cometería el peor error, tú debes volar, seguir tu rumbo, tal vez tropezar, pero en tu camino, al igual que yo debo seguir el mío y dejar atrás esta historia, tantas veces me imagine ese momento en que te volviera a ver, que idealice cada momento, pero la realidad fue otra, no te halle, encontré a una persona distinta, alguien a quien no conocí. Esta es la última carta, ya no escribiré más para ti, debo seguir y estas letras solo me atan a lo que fue, no hay deudas entre los dos ya todo ha sido saldado, te considero libre y me considero libre, cada día are una oración por ti y pediré que halles tu camino,  pediré que encuentres eso que yo halle en ti, la felicidad, la mayoría de historias son así, siempre hay alguien que se queda, mientras el otro echa a andar y solo por esta vez, no quiero ser el que se queda, mientras la vida pasa frente a él. Tanto te amé y tanto te amo aun, que no puedo hallar rencor en mi corazón, solo verdades, las mismas que ayer te hicieron partir,  las mismas, esas que tú conoces. Seguiré adelante y estaré orgulloso de mí y de todo lo que un día te di, espero que entiendas mis razones pero amarte es amar a una ilusión, una ilusión que ya termino.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

.CARTA SEIS.

F100006958

Tanto pude amarte, recuerdo con una sensación de alegría esas cosas que hacíamos cuando éramos uno, esas tardes en que juntos veíamos la tv,  cuando nos quedábamos volando uno sobre el otro sin mirar la hora, la sorpresa que nos daba al mirar la ventana y ver que ya era de noche, tenías que partir, esas pequeñas cosas que para algunos no son nada y para mi asían parte de un todo, la forma en que tus pies se inclinan hacia adentro cuando caminas, o esa manía que tienes de reír hasta no tener aliento, recuerdo esa hermosa melodía, es triste pensar en aquellos momentos que solo tú y yo podemos recordar, no sería de caballeros nombrarlos aquí. Mi boca me sabe a tu cuerpo, y mis manos tienen tu olor en ellas, mis besos, esos que en las noches frías me preguntan por ti, tienen tus labios en ellos y tu mirada en la mía al abrir mis ojos,   solo podría hablar de ti si estuvieras en este instante, en este momento, en esas letras,  para mi han pasado años desde la última vez, cada hora es más larga y cada día una eternidad desde que tu no estas, desde que tu partiste.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

CARTA CINCO.

silueta

 

Era suficiente con tomar su mano, caminar junto a ella era como dar un paseo por las nubes, y su voz, esa la misma que en las madrugadas me levantaba con insomnio de amar. Cada caricia que nos dimos,  tanto tiempo ha sido, que mi piel y mis manos no reconocen nada que no seas tú, para mí es tan difícil amar a alguien, es como cuando sabes que no será igual y por más que lo intentes no sale nada, es por esa razón que es difícil entender tu actitud y todo lo que haces, está bien el café que los dos tomábamos ya está frió, y la mesa donde nos sentábamos desocupada pasa los días, era como subir al cielo cada bes que cerraba mis ojos para besarte o para amarte, es por eso tan difícil hoy que ya no estas, no es la primera vez que las hojas caen de los arboles, la primavera ya paso y no es la primera ni la última vez que recoja sus hojas cecas,  ahora el tiempo será la dulce melodía que apacigüe tu ausencia y embriague tu olvido, agradezco tu verdad, pero  hace que todo lo demás parezca una mentira, en ese tiempo que perdimos están nuestros frutos muertos, esas cosas que nunca nos dijimos y las caricias que no nos daremos, búscame tras tu puerta,donde hacíamos el amor, o junto a tu cama donde llore por ultima ves.

CARTA CUATRO

Evita-la-Soledad-en-tus-Ultimos-Dias

 

Y el olvido es el que no llega, pasan los meses, los días y las horas, pero tú no pasas, ya no quiero estar contigo, pues comprendo tu desamor y desapego, pero no pasan tus horas ni tu olor ni tu sabor, cada mañana y cada noche son un relato de tus recuerdos que pasan por mis ojos. ira, amor, desamor, rencor, son tantos los sentimientos que tú en mi sembraste, pero aun el más grande es el amor que por ti yo pude sentir, sé que no entiendes como alguien puede ser tan importante para otro ser, pero ya la vida te enseñara, cuando tu necesites, cuando seas tú la que ame, tú la que extrañe, tú la que necesite, entonces entenderás el peso que se carga, el peso de sentir y no poder decir nada, han pasado ya varios meses, y las razones se han hecho pocas aunque son muchas, el reloj  aproxima mi partida y no sé nada de ti, sé que estas por ahí viviendo, pero no te encuentro, ya de mis poemas ausente esta tu letra, de mi mirada lejos tu mirada y de mis manos lejos tu calor.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

CARTA TRES.

mujer y  vino nomuveszet blogspot com

 

No entiendo de qué manera, como se solucionan estas ansias, esta necesidad incesante que me rodea en las noches, casi como si fuera ayer recuerdo cada caricia, el calor de tus manos me quema en la distancia, no sé de qué manera, como hiciste para grabarte así en mí, aun con lo sucedido mi mente ata tu recuerdo maldito a mi corazón traicionero, me doy cuenta de que aun te espero, sin saberlo mi corazón espera escuchar el tulló, pero mi razón no me permite ser fiel a tu amor y me aleja de mis deseos, ya no sé cuánto tiempo ha pasado y sé que en tu vida ya no hay lugar para mis compromisos sin tono, pero me encantaría verte, desnudarnos, hacernos el amor, beber de ese veneno que una vez casi me mata, saber de ti, aunque mañana ya no estemos dispuestos a vernos a los ojos y solo quede un hasta luego.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

CARTA DOS.

 

 

22244112838_61248d9810

Cada mañana al despertar, mi corazón late con un increíble consuelo, pienso en ti, pienso en lo que haces, pienso en tu mirada al despertar, te recuerdo casi igual que cuando despertabas junto a mí. Es triste sabes, admitir que ese gran amor eterno que no juramos, no era más que uno que pasaría, lloro de vergüenza al saber que no pude retenerte en mi vida, pero asumo mi dolor al saber de tus pasos,  cada día que transcurres una repetición y una prueba más  para superar lo nuestro, ya no se me hace tan difícil imaginarte junto a él,  es como cuando sabes que alguien es feliz y sin querer sabes que está bien así, que no puede ser diferente, la vida te enseña a ver la realidad de las cosas, aunque yo nunca he sido bueno para ver la vida de esa manera simple, yo siempre la quise ver con mis ojos llenos de fantasías, encontrar cosas maravillosas en lo más simple, vibrar con un sencillo susurro. Ya está dicho que somos así algunos poetas,  recuerda con fervor mis palabras, la amistad es solo una sombra que nos acompaña cuando el sol brilla en lo más alto, pero que corre lejos de nosotros cuando cae la noche fría, así que no confíes demasiado, no te entregues demasiado y no sueñes demasiado, porque al final solo soñar también es malo.

A  petición d e mi  principal  lectora.  una  vista  la  pasado  espero  la disfruten.

 

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Mal Presagio

 

ef37cda3b6f41237ee320d2fcd012ccf

Presiento  una  tormenta,  quizás sea  yo  el  ojo del  huracán,  o la  tierra  seca  que   será devastada,  me  encuentro  expectante,  miro de lejos  como  se  fragua  el  gris  en el  panorama,  los  mareos  aumentan,  ya  no  soporta  la  presión en la  cabeza,   siento  que  todo estallara  en cualquier  momento,  el  amargo  en  mi boca   es  constante,  ya  ninguna  piel  sacia  la  dulzura  de  mis  deseos.

Solo  queda  esperar,   mirar  el  reloj  y  contar  cada  hora,  como  un  anticipo  de  un  mal  presagio.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

declaración de un “sin nombre”.

nwo-kids

 

 

Hemos  llegado  al  límite  de  la  existencia,  desbordados  en  la  falta  de  integridad   espiritual,  hallamos  en cada   resplandor  humano  un  faro  en la  oscuridad,  nos   movemos  entra  la  espiritualidad  y  la  razón,  no  comprendemos  la  mafia  detrás  de  un  sermón  y  la   maldad  existente  detrás de los  muros  blancos  en la  catedral,  de  igual  manera  nadie  adivina  lo  complejo  de  adorar  al  hombre  en la  trascendencia  del  tiempo  como  nuestro  creador.

Son  polillas  en la  oscuridad,  abnegados  a ser  adoradores  de  la  luz  que  más  brille,  Un  simple  tono dentro  de la  melodía  del  universo.  Pero  como   verse de una  manera  humilde,  si  es de  humanos  considerarnos  la máxima  creación.   Ser  el  hijo de un  Dios  que  todo  lo  puede,  el  alter ego  elevado a  su  máxima  expresión.

Pero  que  tan  imperfectos  somos,   pase  largas  horas  comprendiendo  el  comportamiento  de  algunas  personas,  el  por qué   cortamos  vidas,  evitamos  vidas,  por qué  arruinamos  vidas,  simple,  todo  gira  en torno  a una  economía,   buscamos  un  bienestar  económico,  un   bien  propio,   una estabilidad  ante  una  sociedad  puta,   que  cobra  muy  caro.  Por qué  no regresar  a lo  simplista,  a  la   ausencia  del  consumo,   a  las  necesidades  básicas  y  el  crecimiento   energético, espiritual.

Claro,  ya se  la razón, aquellos  que  seguimos  la  otra  orilla,  somos  vistos  como  inútiles,  como  inoficiosos y   malcriados,  el  simple  hecho  de no  vernos  igual  es  una  razón de marginalidad,  pero   que es lo  común,  ser un adepto  a la  cultura  de moda,   seguir  los  pasos  de  algún   prototipo  televisivo,   ser  un   terminal del  sistema,  o  quizás  no ver  más  allá  de  las  explicaciones  de alguna  modelo  doctrinada  para  repetir  lo  que  debe  decir  una  y  otra  vez.

 Vivo  en una  sociedad  en colapso,   donde  la  guerra  del  centavo  es  mucho  más  importante  que  impedir  una   muerte   a  manos del  sistema  corrupto  y  mal  diseñado,  vivo  en   una  patria  que  tiene  pocos  dueños,  llena  de   ganado   haciendo fila para  alimentar  a sus  hacendados.

 

Cuando  voy  a esos  bares  rojos,   encuentro   brillantes   mentes,   encaminados,  con  futuros  brillantes,  pero  al  paso de los  años  terminan  todos  en oficinas  encajados  en un qué hacer,  en  un  que  cumplir,  entonces   de que  vale  la  izquierda  la  revolución  el  pensar  diferente,   si al  final  todos  debemos encajar  en  lo que  más  odiamos.

CARTA PARA UN AMANTE.

kiss-goodbye-marijana-lucic

Estas  llaves  consérvelas, son   un  signo  de  que  entre los  dos   hubo  una  historia; mala o  tal  vez buena . Para  mí  fue  una maravillosa  época y  te lo  agradezco, pienso  que  si  compartimos este  tiempo,  meses  días  y  años,  hubo  algo  especial,  algo  sentiste  por  mí,  no  sé  si  ahora  me  quieras;  pero  yo  te  quiero  y  es  más  de  lo  que  puedo  como  mujer.

Te  extraño,   saber  que  podía  llamarte,  escribirte  y  que  vendrías  en las  tardes y  también,  no  me da  pena  decirlo,  tú  bien lo  sabes,  me  encanta  tu  sexo,   sí  que  me  gusta  tu  cuerpo,  tú  boca  y  otras  cosas  que  no  mencionaré.

Ayer  te  extrañé   mucho,  te  deseé,  deseé  tu  cuerpo  y  tus  perversiones,   sabes  que  me  gusta  mucho  lo  que  siento  cuando  estoy  contigo.

Mi   amante,  gracias  por  ser  tan  especial  con  mis flores  y  conmigo,   cuentas conmigo, siempre,  siempre,  estaré  ahí  sólo  dime  y  sí,  porque  no,  que  carambas  si   quieres  un  rato  para    hacer  locuras,  dímelo,  me  encantaría   chuparte  los deseos;   discúlpame  las  aberraciones  malucas.

Espero  poder   tener  un  momento  más,  para  reírnos,  fumar,  tomar  vino,   claro  también para  consumir  alguna  alma  joven,   desnudarle   entre  los  dos,   devorar  su  inocencia,  yo   mujer  y  tu  hombre  y  ella  nuestro  alimento,   alimento  de amantes, de  perversiones,  de   manías,   o    volar    un poco;   ojalá   aún puedas   hacerlo.

 

Te  deseo.

“La  carta  llego  en un  sobre  rojo,  la  hoja era  rosada  y olía  a mujer”

Anónima.

EL RITMO DE TU CORAZÓN.

pensierosa

No  quería,  aunque  quería,  más  me  sentaré  en tu  mesa  y  beberé  la  copa  del recuerdo,  esa  que  hace  años  nos  embriago  como  adolescentes,  tomaré  el  ferry  mañana,  atravesaré  la  laguna  del  olvido  en el  que sumergidos  los  recuerdos  murieron   congelados.

Llegaré,  tocaré la  puerta  al ritmo  del  corazón,  saludaré  con la  melodía  hipócrita  de la  etiqueta,  pasaré  a la  sala  y  desnudaré  mis pies,   caminaré  por  toda  la  casa  respirando  la historia de cada  muro,  me  miraré  adolescente,  ansioso, sexual,  me  veré  desnudo  en los  rincones,  agonizante por  el  tiempo  en   la  ausencia.

Pasaré  a la  mesa,   desnudaré  mis  brazos   y  comeré  tu  cena,  miraré  fijamente los  ojos  de todos  los que estén  ahí  y  los que  estuvieron también,   alzaré  la copa  y  brindaré  con mi  esencia moribunda  que  me dará  la  bienvenida,  susurrare  tres  frases.

Llegaré  a tu cocina,  tomare  la  tasa de café,   le pediré  a mi  sombra  que   vierta la  crema,  te  miraré  y  hallaré  en tus  ojos  las  locuras  del  mesón,   las  historias  calladas,  los  fracasos  y las  alas  rotas,   te  daré  un  abrazo  y  recordaré  el  ritmo  de  tu  corazón.

Pasaremos  al  espejo,   me miraré   10  años  más  joven,   hallaré  las  huellas  de  los  labios  rojos  que  un día  tatuaste  cuando  él era  mi maldición,  lo  notare  empañado  por  el  calor  de los cuerpos  desnudos  profanos  y   ansiosos,  me  pasaré  suavemente  por la  cabecera  de  la cama,   hallaré  mis  huellas  intactas  pero  manchadas  por  extraños.

Fijaré  mis  manos  en tu  rostro  y  sutilmente  rosaré  mis  labios  en la  culpa  de un adiós,  persistente  en el  tiempo.

Terminará mi  paseo  en el  lago del  olvido.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

 

.CONDENA.

lobo-y-caperucita-wallpaper-908894

Anoche me metí como tres líneas de su piel, hasta ahora me duro su esencia embriagadora y su sutil caricia. Es una bomba de tiempo, espero no  morir en su copa, es tan sexual, tan inocente,   tan corruptible, tan   fresca, es una manzana que quiero morder.

Ella me miraba incauta como una presa, pero ardiente como la brasa, sus ojos susurraban el deseo, me descontrolo las ganas, que peligroso que es mirar el abismo frente a ti y tener esas increíbles ganas de salir a volar sin boleto de regreso.

Ella tiene manos fuertes, son delicadas como el viento pero tienen un filo voraz en la caricia, respiré su aroma, me hice víctima del olor de su cuerpo, ella seductora virginal y yo un lobo al acecho, ojala no naufrague en la esencia de sus ojos jadeantes y llenos de placer.

Yo sujeté su cintura con mi mano abierta sintiendo la seda de   su espalda, el sudor   afrodisiaco que se deslizaba lento como  miel sobre su cuerpo y una profundas ganas de morder, tuve que mirar a otro lado, casi siempre me sorprendía su mirada en la mía, pero tímida y con prisa deslizaba su dedo por su   boca, haciéndome palpitar, como a punto de romper mis fronteras humanas y darle un gran mordisco de ferocidad pasional.

Ella es una copa de vino , de ese que suele embriagar las almas más incorruptibles, uno de esos caprichos de dioses, un fruto del olimpo, ella es su olor en mi mente que quiere regresar cada noche, ahora ella ve las horas en mi reloj, cuenta paciente en  espera del momento de su condena, descifrando estrategias para dominar a la bestia, ella mirara por su ventana calculando mi entrada para verter la gota de sangre y darle inicio a nuestra condena.

 

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

11:46 a.m.

Copa de vino dedo

 

Él la miro   fijamente, descubrió en ella las huellas de otro hombre, ella tomo su mano y suavemente la deslizo dentro de sus pantalones húmedos, siguieron el juego así varias noches, ella argumentaba   su soledad en otro cuerpo, él   cómo espectador contemplaba el final de una historia.

Una mañana él despertó inmerso en otro olor, sus manos   ya no   podían cabalgar en la piel de quien había querido, era áspera, fría, llena de un repugnante aroma, entendió que   debía marcharse antes de encontrar el puñal bajo la almohada, tenía que correr antes de que la sangre   hincharse sus dedos   y sus ojos,  no quería  enterrar el puñal y verse   salpicado de sangre.

Muy lentamente ate mis cordones, camine hacia la puerta, me detuve en la cocina,  tome una de las copas de vino, y la llene hasta la mitad,  le di   una gran bocanada,   respire,   mire el veneno, llene la copa con vino y unas cuantas gotas de maldad, la puse   justamente en la chimenea, mientras miraba dos cuerpos profanos ya sin aliento,   la coloque   justo en el lugar del deseo.

Ahora debo escapar, nadie podrá encontrarme en las montañas, soy libre, libre de mis pesadas ataduras humanas, de la debilidad del corazón, soy libre del tenue deseo en la imaginación profana, soy libre de familia, de sexo, de vida.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

DOS ALMAS Y UN ESCRITOR.

Loui-Jover-arte-ilustracion-tinta-china-color-blanco-negro-1

Ella y yo estamos  fraguando un gran complot, ella me conto sus más   oscuros deseos pasionales y yo asumí con gran responsabilidad mi rol de amante, ella me hablo de sus perversiones  encontrando en mi un fiel oyente dedicado y complaciente.

Ella puso una fecha y yo coloque el tierno veneno que compondrá la sinfonía de la locura en nuestras vidas llenas de rutinarias horas, buscaremos una víctima y la poseeremos, ella la besara y yo   profano la   derretiré con mis manos ágiles, yo la   poseeré mientras ella   anestesia las repeticiones carnales de mi ser en su ser.

Jugaremos a la locura perdiéndonos en el humo, luego nos desnudaremos de mente y saldremos a volar sin ropa. Ella  caminara en su espalda mientras  fotografío sus alas negras y profanas de inocencia, yo seré el juez en este juego   de almas pícaras, saldré a jugar su juego dejando mi poesía en la puerta y entrando al mismísimo infierno acompañado de dos almas jóvenes  vírgenes inocentes y dispuestas, ellas  serán mi alimento y yo su pastor, ellas serán mi fruto y yo el árbol donde ellas lentamente treparan.

7:49 p.m. las luces apagadas traen la esencia del deseo, el deseo de un futuro encuentro un violín desgarra  la pasividad de mi mente en calma para dibujar un arsenal de   locuras nuevas y aberrantes.

Ella cómplice amada, yo un rutinario escritor buscando victimas para ella, para los dos.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

HACERLE EL AMOR.

20120527-121618-p-m

 

Hacerle el amor fue el peor delito que cometí, la llene de placer, de sueños, sus mañanas estaban llenas de derroches, perversión y deseo. La conduje por un mundo de éxtasis ilimitado mostrándole su lado más oscuro, descubriendo en ella lo que nunca se había conocido; la acostumbre a siempre querer más, la   hice adicta a mí, pero luego me di cuenta que tenía que irme…

Partí con franqueza y sinceridad,   pero las flores se   convirtieron en espinas y las estrellas en terribles pedradas que golpearon directo en   su cien, entonces hacer el bien muy bien es hacer un coctel de veneno que tarde o temprano uno de los dos debe beber, sin poder   dejar nada en la copa, siendo una víctima, susceptible, siendo una presa   indefensa del predador más terrible el desamor.

 

 

 

JUGO DE NARANJA Y SANGRE

cabana,-noche,-lluvia,-bosque-166645

 

Ya no recuerdo como la mate, o porque   dispare, estábamos tan bien en el café, y el  jugo de naranja se tiño de rojo, la jarra cayó al piso como un rayo y su cuerpo sin alma   derramo sus fluidos   en todo el suelo.

Estábamos hay   juntos,   yo simplemente parpadee, de repente estaba frente a esta escena de horror, tenía mis manos llenas de sangre y sujetaba su cabeza  sobre mis piernas, sus ojos   ya habían perdido   el brillo, mientras espetaba todo lo que paso, en mi mente retumbaban algunos recuerdos que me hicieron sentir mejor,   recordaba su   aguda vos, recordaba su forma   terrible de masticar y   su dedo gordo del pie, y entendí que la odiaba.

Vivíamos juntos ya hace varios años, ella llego un día en un barco, se quedó en el pueblo y en una fiesta la lleve hasta mi casa de campo a casi dos horas, ella nunca se fue se adueñó de mi jabón, de mi vino, de las   cosas de mi cocina,   ahora ella   proclamaba ser tan dueña como yo, hasta mi perro solía acostarse a sus pies, muchas veces pensé en sacarla de mi casa   y   cerrar con llave pero ella   ya tenía las copias incluso   ya   tenía la llave única de mi cava, del sótano y de   mi desván.

Regrese a la escena, necesitaba deshacerme del   cuerpo, ya no sentía remordimiento, entendí que   esta   chica   me había robado gran parte de mi tranquilidad,   que solo   era el fruto de mi   personalidad reprimida, pensé en arrojarla al lago, pero   sabía que su cuerpo flotaría y los   turistas solían llegar hasta la cima de la montaña y acampaban a las orillas del lago, así que esa no era opción, también pensé   abandonarla en el bosque cavando un   hueco profundo y la metería hay con todas sus pertenencias, pero la verdad no quería  cicatrices en mis manos y menos   cavar en el interior del bosque, así que opte por   levantar algunas   losas de la cava abrí  un   agujero y metí su cuerpo   sin más   pudor que   la venganza que había    elaborado inconscientemente al verla   hay derramando mi vino,  luego   comencé a colocar   firmemente cada una de las losas.

Ya  esteba hecho,   ahora tenía que limpiar el piso de la sala   era de madera y entre sus   tablas había sangre   y   trozos de cabello mesclados con la miel del jugo de naranja,   me llevo casi tres días  deshacerme del olor a sangre,   tenía que ser muy cauteloso   con   cada rincón de la casa.  Estaba pensando en el plan de salida de   este caso en particular,   pero tenía muchas cosas   a favor, la primera nadie   la quería nadie la conocía, ella simplemente fue la   mujer de cuerpo delgado de la fiesta que   solía mirar a todos por encima de su hombro y   que   salió sin pagar la cuenta,    así que simplemente fingiría que ella   había salido   con su maleta una mañana sin decir nada más.

Cuando  desperté a la siguiente mañana ella estaba ahí, junto a mi perro,   di un salto de terror y caí de espalda   justamente en el lugar donde ella había muerto,   regrese mi mirada rápidamente  al lugar donde la había visto,   pero   ya no estaba   era un   espanto mal intencionado que quería sacarme de cabales,   retome el aire   y   salí al bosque por algunas aves   para la sopa de pascua, cuando regrese a casa   mientras despellejaba las aves note como mis pies se   humedecían de sangre que llenaba todo el piso de la casa,   di un grito de desesperación esta maldita   bruja no me dejaría en paz.

Las ventanas solían estar siempre abiertas y el aire entraba y   danzaba con las cortinas blancas y azules, pero sin explicación alguna   todo estaba en una quietud   inexplicable   como si las cortinas fueran de cemento,   el viento ya no soplaba y en toda la casa   estaba su aroma esa maldita loción dulce con duraznos, me estaba   volviendo más loco acaso,  ella quería   hacerme caer de alguna manera, opte por la salida más simple,  abrí las botellas de vino y los barriles,   todo ese alcohol en el piso,  disfrazo el aroma de ella,   salí rápidamente de la cava y   encendí el serillo, todo ardió, la casa el vino, mis pertenencias la cocina, sus fotos, su aroma   todo ardió, solamente deje mi   rifle una soga y mi perro que me miraba indagando sobre la verdad.

Escape a una cabaña en las montañas un lugar donde solamente   llegaban   los más veteranos montañeses, nadie   supo de mi por casi 4 años, el perro murió  pronto pero nunca más   durmió junto a mí solo visitaba la casa   a ciertas horas y se quedaba mirando de lejos, nunca más corte mi cabello ni mis uñas   ahora era un ser de bosque, de selva, un misterioso   fantasma de la montaña, nadie sabía de mí, desaparecí como la brisa de las cortinas, ella jamás se fue me seguía a todas partes mi cuerpo   expelía su olor y mis manos   aún   tenían ese   fuerte   olor a sangre y naranja, la cena esta lista susurro una vos aguda y   chillona, de nuevo estaba hay con su vestido,  el perro salió tras ella sus manos delegadas dejaron caer sobre mí un plato lleno de sangre y trozos de carne   negra.  Se sentó frente a mí, sonríe me dijo ahora   estamos   unidos por siempre, seré tu carga   sin alivianar tu viaje, ahora estaré en ti sin que puedas borrar mi aroma, así que ahora   soy un ser de montaña y todos los árboles son ella, ya no   puedo escapar, las letras fluyeron una tras otra desde la máquina de escritorio oculta en el   desván de la cabaña, deje las notas   para dejar claro la constancia de mi locura, y la inexistente razón de mi búsqueda, ya no existo yo al igual que ella   desaparecí.

 

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

PERDI MI HERMANO

Carta-para-um-amor-perdido

Perdí mi hermano,   cada día en las noches   descubro su cama vacía, en las mañanas ya no se sirve su plato, mis padres lloran un poco cada día, sus sonrisas ya no son las mismas, mi mama no para de recordarlo mientras   recoge las cosas que dejo en   toda la casa, como si fueran un vos silente que nos habla de él.

No paro de enviar barcos de papel en su búsqueda, los aviones ya se me agotaron, parece que en el cielo él no está,   así que  lo busco en el mar ahora, uno que otro susurro he pescado, me siento incompleto,   ya no sé de qué manera trascender en su búsqueda, lo amo enormemente, es mi hermano de sangre en esta vida, a veces   recuerdo sus gestos sus malas costumbres y sus manías.

No lo he perdido físicamente, aún existe, pero su esencia desapareció de mi cosmos, ya no lo logro sentirlo, quisiera que regresara convertido en niño, ver sus ojos pequeños y sus   grandes cachetes. Me haces falta, regresa pronto.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

A Luna.

Abrazando_el_Alma

Ella es Luna, se la pasa contoneando por ahí, un día la note sobre unas gradas, haya arriba en un balcón,   yo estaba   junto a una estatua, en un momento nuestras miradas se cruzaron,  fue la conjugación de todas mis vidas pasadas, pues halle en ella un trozo perdido en el viaje, nunca   quise acercarme, pasaron varios años, una noche junto al fuego, sentí  su aroma,   llego como un presagio de ella, que sin estar,   ni poseer, era un recuero tan vivo como   yo mismo.

Ella sale en fotos, algunas veces las veo, se me aparecen como   atardeceres, yo soy un ermitaño, nunca la buscaría o dejaría mi aislamiento por   salir tras ella, pero   claramente debo admitir que sería   una víctima dulce para el licántropo que vive en mí.

Sé que tiene   pies pequeños,  conozco su color de voz,   sus manos han estado   dentro de mis manos, hasta conozco sus perversiones más ocultas,  conozco su espalda, sus oídos, aun puedo beber de sus olor en las noches más claras.

Si la encontrara un día en la acera la miraría fijamente y quizás susurre su nombre,   sin detener mis pasos, quizás ella de la vuelta y siga mis pasos a la oscuridad.

Quizás  seamos paralelos un instante más, después de tantas vidas aun guardo la sabia de su cuerpo en mi perversión.

Ella vino a mí, nunca la busque, simplemente coincidimos, una mañana me sorprendió su   carta, sé que ella no sabe quién soy, pero nunca la buscare para darle razones, sé que ella ama el bosque,  un día   quizás me descubra en medio de la noche,  bajo la luz de   la luna, junto a la luz del fuego.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

10:43 a. m.

sandalias de monje

Páginas  blancas,  una  excusa  más,  un  susurro  del destino  acongojado  por  el  paso  del  tiempo, ya  los  días  no  suelen  tener  tanto  brillo,  mi  hermano  está  en  las  drogas, despierto  a la  misma   hora cada  mañana,  enciendo  el  ordenador, escribo  mis  historias,  ellas  viven en  mi   escritorio, aunque  mi  mama   limpia  el  polvo  como  a  las  11  am  todos  los  días.

Almorzar,  ver  la  tv,  fumar,  encender  el   ordenador, mirar  los   correos, esperar   un  milagroso  letrero  con  una  salida  a  tu  prisión, caminar  un  poco,  fumar  el camino,  llega  la  noche,  cada  recuerdo  llega  a   hacer  fila  en la  puerta  de  la  alcoba,  cada  uno  con  la  esperanza de ser  el  sueño  de  esa  noche,  una  prostituta  rueda  por  mi   oído, da  la  vuelta  a  mi  calma,  mi  conciencia  puta,  apuntándome  directo  a la frente,  miro  el  techo, juego  con  la   almohada,  beso  las  cobijas,  sucumbe  ante  el  sueño.

Caigo  en  un  abismo  infernal,   la  memoria  astral me  juega  malas  pasadas,   veo  mis  sandalias   gastadas  desde  arriba,  mis  manos  sucias y  el  olor  a   yerba  con  incienso.  mi  hermano   cayo  en las  drogas,  despierto  alterado  con  una  preocupación  inmensa,  no  sé  dónde  está  mi  hermano,  ya  hace   varios  días   que  no  se  dé  él,  ha  desaparecido.

Desperté  esta  mañana,   encendí  el  pc  y  hable  con  vos,  envié  el  SOS ojala  llegue  a  tus  manos,  ojala  no  tarde   una  vida  más,  otra  reencarnación.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

QUIZÁS DE PASO

tumblr_inline_muflih1tVX1rsksit

Saber que solo estamos de paso,

Igual que la brisa y el viento,

Igual que mis versos y sueños.

El amor, que sueño ligero,

Que canto de ritmos sueltos y notas rápidas,

Que canto de fibras y huesos,

Quizá tu cuerpo  se quede un poco al menos,

Yo lo alimento y lo consumo,

Yo lo llevó y lo conduzco.

Mas tus ojos miro y se que suelen soñar,

Con el tiempo partirá de ti,

Al igual que el aliento en un moribundo,

Ese el amor que yo sembré en el tiempo de tu cuerpo,

Partirá pues es tiempo, partirá porque es tiempo,

Y el tiempo pasa y se marcha.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Atrapado en Cuba

mano-amarrada-soga-atado-rehen

Solo hay una salida, exclamo el pequeño soldado de izquierda, a la señorita que está atada vas a cortarle una de sus piernas,   lo mire con   una cara de terror, el solamente fumaba de su abanó, mientras afilaba un machete de cortar caña,   uno de los   soldados rasos   lo miro y   sonrió,   estirando la mano para   tomar el machete.

Pero porque estábamos ahí,   que nos había colocado en tan horrible situación, era sencillo, el articulo debía imprimirse, por esto   mi compañera Roxana y   yo   salimos a la   isla de cuba desde   nuestra oficina enThe New York Times,   tomamos un vuelo a la abana, juntos   habíamos visitado otros lugares para cubrir la guerra civil  que ahí se   presentaba. Cuando fuimos a   áfrica,   presenciamos   bombardeos,   balaceras y matanzas por   culpa de un Diamante, esta vez la cuestión era más simple,   teníamos que reunirnos con un dirigente   en la Habana, él   nos había transmitido por escrito   información   valiosa sobre la izquierda y la revolución, estábamos tan cerca de   descubrir la mafia de Miguel.

¿Quién es Miguel?,   Miguel era un narcotraficante   Puertorriqueño,   él y su Pequeño ejército tenían instaladas en Cuba   toda una red de narcotráfico,   desde la isla se hacía fácil su   trasporte y posible entrada a México y Estados Unidos, esta era la información que teníamos,     las cartas de nuestro contacto   nos daba la idea de una alianza entre   la izquierda de este país y el movimiento narcotraficante, así que estábamos ante algo grande, el director de la columna, estaba muy interesado en el artículo así que dispuso de todos los recursos y nos envió   en el primer vuelo a la Habana.

Salimos el 31 de agosto de 1948 con   la emoción de ir a un país nuevo, más la ansiedad y la emotiva preocupación de   cumplir con lo acordado. Ya en el aeropuerto mi compañera Roxana soltó su bufanda y   quito sus gafas, se sentó junto a mí en el vuelo y tomamos una copa de champaña, todo estaba muy bien.

Tocamos tierra tras 10 horas de vuelo y una escala en Cancún  yo   había dormido solo 2 horas en el avión,   así que me apresure a tomar el taxi   con las reservaciones en el Hotel Nacional De Cuba en mis manos, llegamos al hotel, me instale en la alcoba con vista al mar,     cay rendido en la cama, ni siquiera deshice la maleta.

10 am, el sol   entro en mi cama,   desperté   lentamente, mire el reloj que estaba junto,   di un salto al mirar la hora,    corrí a la ducha,   estaba dispuesto a salir, cuando llegue a la puerta me sorprendió ver un sobre cerca de la alfombra, lo tome en mis manos mientras acariciaba una taza de café,   salí al balcón,   abrí el sobre,   el café se derramo sobre mis pies mientras la taza   viajaba lentamente hasta el suelo.

La nota era una amenaza, con una hora y un lugar   me citaban diciéndome que   Roxana   era la garantía para que yo asistiera. Un escalofrió recorrió mi cuerpo.

No puedo escribir más en este momento. Continuara.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

.LA PAGINA EN BLANCO.

images10

Pase  largas  horas,  miraba  las  teclas  de la  maquina  verde, una tras otra ella me miraban también, puse una hoja blanca y   acerque mi silla, pasaron escasos minutos y la maquina empezó a bailar con mis dedos, la curiosidad al ver la hoja blanca,   y   sentirme volar tras una breve lectura, me llevo al pacto, tome mi   gamulan, Salí al balcón de la casa   vieja de mis abuelo, encendí un cigarro mientras ardía la hoja de papel con aquel escrito, luego baje a la cocina, saque una copa de las más queridas por mi abuela, me senté en la sala y   abrí la botella de vino, una tras otra las copas bailaron en mis manos, luego   al sentirme volar embriagado deje caer la copa, camine hasta mi cuarto y   boca arriba miraba el techo de la alcoba, pasaron algunos minutos y la cama bailaba entre mis piernas y yo volaba entre sus sabanas, no paso mucho y me sentí extasiado por el placer y el confort de mis   cobijas cerré los ojos y   me quede dormido.

Cuando ya casi tocaba   el éxtasis del sueño, un toque sutil de mi viejo en la puerta yo ya   había despertado,   ahora estas tu aquí y ya casi me siento embriagado, será hora de partir   y elevar anclas, o quizás    hora de   aferrarse al muelle y echar raíces para seguir   frente a la página en blanco cada noche.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

.Petalos.

C77

Por estas fechas yo también vi caer esos pétalos,  el parque radiaba de luz,   las calles   frente a mi ventana  eran un espectáculo  para mi lente   Nikon, pasaba las   horas jugueteando en tu espalda con las ventanas abiertas  esperábamos a que el viento pescara un   trocito de oro y lo condujera por las hendijas, el piso de madera,   se   teñía con tus cabellos dorados,  mis manos morenas   entrelazaban tus gemidos, tus piernas blancas eran el contraste perfecto para la luz que el sol dejaba entrar en el cuarto. De repente el viento soplo muy fuerte, las cortinas volaron en el aire,  una   marejada de pétalos dorados,  entraron en la búsqueda de tu   glorioso cuerpo,   extasiada   con el aliento en velo,  fuiste invadida por esta bocanada de aire fresco y los pétalos vistieron tu cuerpo desnudo,   mi cámara disparo rápidamente, sin aliento,  casi sin vida llena de pasión y drogas,tu  cuerpo  admiraba su esplendor, los pétalos casi se deshacían con el   sudor de tu cuerpo.

Recuerdo ese   fino gemido, el silbido del viendo en el cristal,    el exquisito sabor de tu cuerpo. Pasaron ya varios años,   la ventana   está cerrada,  paso caminando lentamente mientras miro el balcón desde   abajo,   ya no vivo hay,   pero los pétalos   dorados inundan la calle,   ese arrayan  me   asombra en la cumbre, parece condonar mis penas,   mientras subo mirando el recuerdo en esa casa,  el deja caer sus pétalos, llueve   dorado, el árbol llora por mí, mientras me inunda de recuerdos,  escape rápidamente mientras seguía la cuesta hacia la ermita,   quedo atrás la escena, mas poco duro mi remanso, pues al voltear la esquina todos los arrayanes de mi ciudad blanca   estaban llorando   flores de colores, la   infinita visión   de   tranquilidad y magnificencia, me transporto a otra época,   por un momento fui joven otra vez.

Seguí mi camino  la ruta me llevo a ese sendero donde nos vimos por vez primera,  curiosamente en la esquina florece un arrayan rosado.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Memoria de ella.

jacqui-faye-11

Tengo cargado un recuerdo que no me deja dormir, esa prostituta conciencia, esa puta memoria de ella, ella caminado en tacones en un piso fino como un espejo, ella inundando el negro de las baldosas con su fina ropa blanca de seda. Intento respirar calmado, sujeto mis manos a mi cabeza apretando mi cabello, pero recuerdo la cadencia de su aliento en mi oído,   salto exasperado, mientras   un rose leve en mi espalda da paso a la pesadilla.  Despierto agitado, en mi pecho todo una tormenta de latidos, en mi mente un sinsabor y en mis ojos   una evidente angustia.   Tomo el teléfono y marco un número del pasado,  contesta una voz fantasma, guardo silencio, se estremece mi cuerpo, despierto junto a mi teléfono descolgado.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

AL FINAL.

obra_118

¡Al final!, solo éramos humanos, tu una mujer, yo un hombre. Al final el tiempo paso, tu y yo olvidamos, yo más que tú, pues ya había olvidado antes, me consto varias noches enteras a la luz de mi cigarro, más yo olvide, el sentimiento de dejar un trozo de alma atrás, dejarlo porque ese trozo quiere eso, libertad, y se hace un ser nuevo he independiente de ti.
En la noche soñé con tigo, mi corazón latía tan fuerte, y vi tu rostro, tus manos casi sentí tu olor, pero pude fingir indiferencia, estabas triste, tu vida no era algo bueno, tu mitad de luz suele visitarme, ella aun me ama, se siente en confort ante mi aliento sagrado, yo la amo a ella pues siempre vuelve sin importar el tiempo. Siempre vuelve.
A la final desperté y tuve deseos de ti, sí, de ti, de esa mujer increíble que sueles ser, desee tu carne y tu aliento, quizás un poco de tu olor, y la caricia de tu espalda. Solo tú cuando leas podrás saber que eres de quien hablo. Es para ti a través de un espejo.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

.Carta a un ser de luz.

f528ae70054bac240714bfed14baf4c7

Ella  y  Yo  ya  no  tenemos  sexo,   ahora  nos  divertimos  en la  cama,  jugamos  por  horas, nos  desvelamos,   somos  uno  solo,  por  instantes  siento  su  corazón  en  mi  pecho,  por  momentos  siento  su olor  en  mi  olor,  por   momentos  se  derrama  sobre  mí  y  siento  su  sabor  en  mi  sabor,  ahora  somos  adultos  con  un  propósito  en común  en  cada  encuentro.

Ella  se   deleita  con  migo,  juega,  se  sacia,  luego  abre  sus  alas y  vuela   bajo  mi  cintura  endemoniada,   ella  se  colma  de mí,   luego  apunta  su  mirada  y  desnuda  mis  deseos mas  banales,  Ella  y  Yo  somos  uno  aunque  ya  no  estemos  juntos,   juntos de  poseer,  pues  yo  no  la  poseo,  ni  ella  me  posee, pero  juntos  somos  uno   cuando   coincidimos  en  el  deseo.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

.NAUFRAGIO.

___a_dream_on_our_way_to_death_by_foureyes

Yo  no  puedo  amar,  me  quede  sin  alma  en  guerras  pasadas, el  naufragio  humedeció  mis  mas profundos miedos, esa   franca  ilusión llena  de   inocencia  yace  en  su  infinita  trampa  de  agua  salada, hoy  soy un  pescador   aferrado  a el  anhelo de  poder  hallar  en  mi  playa  pasajera  el  cómodo  abrazo de  la  verdad.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

…………………………………

asia segunda parte (53)india india bbb

Y  de repente   se abrió  la  puerta,   estaba  esta  india  hermosa, lo  primero  que   note  fue  su  falda  negra de  cuero muy   delgado  y  delicado,    estaba  en  el  punto  exacto  de  altitud  para  no  comprometer  su  honor  pero  dejando  claro  que  podía encender  fuegos en  cualquier  lugar.   yo  examine  con  un  detalle  morboso  y  denote  un   panti  con  encaje posiblemente  era  blanco  mi  color  preferido,   ella  se   subió  al  coche,  cuando  llegamos  al  destino,  ella  bajo  su  pierna  de la  manera  mas  elegante  posible,   yo  estaba  con   toda  la  atención   centrada  en  cada  movimiento  de  su  cabello  largo  y  negro  como  la  noche  mas  lúgubre,  ella  me  miro  y  me  ilumino  con  una  sonrisa increíble,   yo  estaba  un  poco critico  pero   paso  a  paso  denote  cada  uno de  sus  rasgos  de  una  manera  superficial,  al  paso  de  la  noche  sus  tacones altos  y  estilizados   combinaban  perfecto    con   su  pelo.

comentamos  algunos  tragos,  claro  ella  era  el  centro  de  atracción,   yo  solo  cruce  algunas  palabras  cordiales  y  caballerosas,  ella   bailo  casi  con todos  mis  compañeros  de   noche, a  la  final  se  acerco   a  mi  silla,   me  miro  con  una  sonrisa  en su  rostro  y  me  pregunto  no  me  recuerdas,  pues yo  a ti  si,  has  cambiado  demasiado,  eres  un  hombre quisiera  que  me  llamaras   ya   sabes  hay  algunos  proyectos,  pero  ademas  me  gustaría  salir  comer  algo,   claro  yo   asistí  con  mi  cabeza,  al   cabo de  un  momento  estábamos  en  la  mitad  de  casi  1000  personas  ella  perdida  en  mi  voz  y  yo  perdido  en  su  sonrisa,  y  sus  anchas  caderas.

una  cita  pendiente,  un  teléfono,  esa sonrisa  y  ese   carácter  soñador  y  aventurero, dama,  con  corazón  de  fuego,   una mirada  cómplice y  un  adiós  como  cualquier otro,  mi  tren  salia  a  las  8/30 am, ella  solo   dispuso  el  caffe,  un  cigarro   y  una  foto  de  adiós que   dejo  en  el  bolsillo  de  mi  camiseta.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Minientrada

…….12:38 ………

1391531723_137906_1392846954_noticia_normal

Increíblemente  hoy  no  tengo  nada  que decir, me  miraba  desde  lejos  la  pagina  en  blanco,  otros  deseos me  desean, otras  lineas se  apoderan de mi  atención,  hoy  no  tenia  nada  que  decir, hasta  que  recordé  las paginas  amarillas, la  hora,  el  reloj, la  feria, la  estancia, la  puerta  de  atrás,  no  tenia  sentimientos  ocultos,  era  tan  claro  como  el   espejo  desnudo,  no  habitaba  reflejo  en  mis  ojos   mas   aya  que  un  sorbo  de  claridad  de  mi  alma  revelada  ante  la  cobardía  de  un  minuto  mas  de   cordura,  me  levante  de  la  silla  y    encendí  mi  pipa,   deje  caer  mi  cabeza   sobre  la  alfombra  y  la   jeringa  de  cielo  de  mi  brazo  corría bacía.

me  retiro  sin  mas  palabras,   no  siento  los  dedos,  las  plantas de  los  pies,  ya  soy  un  ser  alado y  debo  partir  a  mi  fantasía,   he  dejado  atrás   la  pagina  y  ahora   susurro  en  el  viento.

Jhonatan  Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Minientrada

LA LLAVE DORADA

a (6)

La  niña  entro  en  el  cuarto  como  todas  las  mañanas,  me  dio  un  saludo  y  pronto  comenzamos una  conversación  matutina,   pregunte  por su  día,  la  escuela  y  la  noche  que  había  tenido,  pues  ella  se  había  quedado  con  la  abuela,   la  niña  muy  fluidamente  comenzó  a narrar  una  historia de  una  llave  dorada, ella  argumentaba  que   la  había  protegido  de  alguien  que  la  perseguía,  yo  escuchaba  atentamente,  pero  con  algo  de  incredulidad pues imagine  que  era  una  de  esas  historias  que  inventan  los  niños,  llena  de  fantasía  he  imaginación.

Ella  narraba  con  pasión  la  ubicación  de  una  puerta, mientras  me  miraba  y  me  pedía  que no  dijera  nada  a  nadie,  ni siquiera  a su  madre, yo  comencé  a  centrar mi  atención en  ella  y  los  gestos  que  hacía,  ella   subía  sus  manos  y   cerraba  los  ojos,  estaba  tan  segura  de  cada  palabra  que  yo  casi   comencé  a  creer  su  historia,

Le  pregunte.

– ¿Qué  hay  detrás  de  la  puerta?

Respondió:

Detrás  de  la puerta  hay  un  mundo   muy  bonito

Lleno  de   animales  tiernos  y extraños,

también  hay  un  rió  de  aguas  cristalinas  con  piedras  doradas,

También  cristales de  todos los  colores,

En  él  hay  una  reina.

Pregunte  de  nuevo.

– ¿cuantas  veces  entraste  en  la  puerta?

Respondió:

Casi  todas  las  mañanas,

Yo  estaba  encantado  de  toda  esta  fantasía,  seguí  escuchando  su  historia  mientras  ella aseguraba  cada  palabra,  unos  meses  después  de  esta  mañana,  la  niña   desapareció   fue  un  escándalo  nacional,  la  policía  busco  por  todo  el  estado y  no  hallaron   prenda  alguna  ni   rastro  evidente,  ya  han  pasado  años  y  hoy  recordé  esta  historia,  ya  no  vivo  con  su  madre  pero  paso  los  días  en  busca  de  esta  puerta  secreta,  y  la  llave  dorada,  quizás  ella  este  encerrada  hay, o  quizás encontró  en ese  lugar  un  hogar  más  placentero,  a  veces  encuentro  notas  en  mi  casa de  campo, notas  con  2  simples  palabras.

Estas  cerca……

jhonatan salazar hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Minientrada

DIA LIBRE

mujer-en-el-agua

Hoy no es un buen día para contar historias,

El alcohol aun esta en mí,

Ella estará por ahí hoy es su día libre,

Caminara atada de la mano de alguien,

Entrelazara sus piernas a las suyas

Vera la televisión un poco luego de tener sexo,

Esperará a que sean las 6 y saldrá a la casa de su mama de nuevo.

Quizás tenga puesto su camisón amarillo y un short corto de bluyin

Los labios rojos y una cola de caballo en su pelo,

Quizás estará en el paradero donde alguna vez estuve yo,

Ella mirara a su derecha, yo susurrare a su oído izquierdo,

Daré un soplido a mi recuerdo,

Ella tendrá que pensar en mi,

Tomara la ruta, esa verde de siempre,

Mirara a través del cristal, mojara la lluvia sus ojos,

La ciudad llorara junto con ella,

Ella morderá sus labios y correrá el labial rojo

Yo estaré sujetando la prensa sobre mi cabeza

mientras se empapa mi gamulan. Yo mirare hacia ella,

ella mirar hacia mí, sin poder hacer nada nos recordaremos,

ella sujetara su bolsa de cuero, correrá aferrándose a la promesa de no mojar su cabello,

entrará en su cuarto y mirara el espejo,

yo solo daré un paso atrás, seguiré caminando y buscare un café,

encenderé un cigarro, y a través del cristal la veré hay desnuda en su cuarto,

limpiando las huellas de él,

dándose una mano,

Ella mirara el espejo, yo la mirare a ella, a través de la ciudad húmeda y el cristal.

Ella me olvidara secara sus lagrimas,

Yo pediré un café mas y esperare por mi amante también la olvidare.

jhonatan salazar hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

LA SEMILLA DEL MONJE

63509039840140142

El  monje  se  sentó  afuera  del  bar,  yo  estaba  pasando  por  algunos  tragos  amargos,  pues  mi  minina  estaba  atada  de  brazos  con  un  amigo, según  ella  si  la entendía  y  era  una   eminencia  de  hombre,   bueno  mientras  ellos  consumían  su  pecado   yo  ya  había  decidido  la ventana,   estaba  hay  navegando  entre  coches  y  luces  de  la ciudad,  de pronto  me  llamo  la  atención  la  túnica  amarilla  de  este caminante  y  su   cabeza  rapada  sin  marcas  de  sol.

Luego  de  2  horas  el  seguía  inmóvil  en  un  andén  de  esa  ciudad,   ni siquiera  lo  había  visto  abrir  sus  ojos   para  mirar  si  habían  personas   junto  a  él,  estaba  hay  inmóvil   yo  lo  vi  llegar  lo  vi   sentarse  sobre  su  alfombra,   lo vi   tomar  posición y  quedarse  quieto,   pasaron   creo  que    mil personas  junto  a él  y  ninguna  se  detuvo  a  mirar  su  quietud.

Un  poco  atraído  por su  cultura  decidí  dejar  el  bar  y  a  mi  minina,  decidí  dejar  la  cerveza  importada,   el  confort  del  mueble  y  Salí  con  mi  cigarro  en  la  boca,   lentamente  atravesé  la  calle  y  camine  directo  hasta  este  monje,  cuando  estaba  frente  a  su rostro   empecé  a buscar  una  vasija  o  algo  para  arrojar  un billete,     no  había  nada   solo  un    pedazo  de  tronco  donde  él  tenía  prendida  un  vela   de  olor,   el  humo  llego  hasta  mi  nariz,  yo    sentí  pena  por  mi    cigarro,   lo  arroje   en  la  calle  y   devolví  mi  mirada  a  este  extraño  sujeto.

Cuando   estaba  por  fin  ahí,  no  pude  evitar   saludar, intente   una  comunicación  clásica  entre  dos  personas  normales,   intente   persuadir  a  este  hombre  para  que  abriera  sus  ojos  y  se  expresara   para  que  resolviera  mi  curiosidad,   y  me  contara  de  su  cultura,   el  tipo  ni se inmuto,   permaneció  inmóvil  casi  por  una  hora  más,   yo   me   obstine  con  el  hecho de querer   saber  más  de  este  tipo  de   seres  especiales,  olvide  mencionar  que   estaba  haciendo  demasiado  frió,  justo  junto  a  esa  calle    pasaba  un rió  y  había  un  puente  de  piedra  como  en  toda  velada  romántica,   la  superficie  del  rió  estaba   congelada,    bajo  esta  se veía  el  agua  correr,  yo  empecé  a  recoger  los  brazos  pero  mantuve  la  mirada  fija  en  este  hombre  quería  darme  cuenta  que  motivaba  tal   actitud.

Al  cabo  de un  rato  más el  señor  levanto  su  mirada,  abro  sus  ojos con la  mirada   directo   a  los  míos,  mantuvo  su  mirada  pacifica  fija  en  mí,  yo  salude,    dije  mi  nombre,  estire  el  brazo para  entonar,   el  monje  se levanto  recogió  su  alfombra,    empaco  todo  en  una  especie  de  bolsa de tela,   la  puso  en  su  espalda,   dio  una vuelta   y  quedo  parado  frente  a mí,     entonces  me  dijo,  donde  está  tu  minina,  tu  cerveza  importada,  porque  saliste  del  calor   del  mueble,   como  un   hombre  maduro  se queda  parado  frente  a  otro que  no  conoce por  más  de  una   hora,   yo   un  poco  sorprendido   le  pregunte  como   sabia  esas  cosas,   el  respondió,  es  tan  fácil,  como  mirar  al  interior  del  rió  congelado,  hay  una  capa  dura  y  fría  pero  si  te  enfocas  puedes  ver  en  el  interior  el  agua  corriendo.

De  su  mano  estirada   saco una semilla,  me  dijo   llévala,  te  dará  un poco  de  tranquilidad,  ponla  en  tierra  húmeda,  y   báñala  cada   20  días  con  un  poco  de  agua  azucarada,   cuando  hay  crecido, ponla  en  agua   caliente  y  dedícate a  escribir,  veras  como  saldrán  de  ti  los  frutos,   tu  serás  la  fuente,  el  inicio  y  el  fin  del  mundo  que  quieres  conocer,  luego  de  esto,  así  como  un  flash,    escuche  la  vos  de   mi  minina que   gritaba  y  manoteaba  yo  estaba  sentado  en  una  de  las  sillas  de  la  calle y  no  había  monje,   ni  alfombra  y   yo  había  estado  hay  inmóvil  por  casi  2  horas,  olía  a   incienso   y  en  mi  puño  apretado  estaba  la  semilla,    pero  el  monje  parecía  una  ilusión,  nadie  más  lo  vio,    nunca  estuvo  hay  para  nadie  más,  solo  para  mí.

Jhonatan Salazar Hernandez.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

CARTA ENCONTRADA EN UNA FINCA ABANDONADA.

unadefantasmas

Yo  tome   el  machete  y  me  encamine  a  un  cuarto  pequeño  donde  don  José  guardaba  la  leña,   tuve  que  salir  en  la  oscuridad  y  con  un   frió  tenas,   camine  por  el  patio  y  encendí  el  foco,    luego  de  eso  vi  la  puerta  que  estaba   justo  detrás  de  un  horno  de  eso  de  hacer   pan,   recuerdo  que  la  visión  era  mala por  la  neblina   y  claro  el  efecto  tambaleante  del  vino   y  el  aguardiente  me   dificultaba   enfocar  rápidamente,   bueno  por  fin  estaba  en  la   tarea de  cortar  la  leña  para  la  chimenea,   mientras  mis  compañeros  de  universidad,   degustaban  el  placer  del  fuego  cálido  y  de   la   confortable  alfombra  de  piel  de  oveja  que   el viejo  José  tenía  en  la  finca,  además  de  la  bebida,  los juegos  y  la  guitarra,    bueno  eso  eran  ellos  en  ese  momento,  yo  estaba  en  un  cuarto  apartado  del   bloque  principal  de  la  casa   y  solo  podía  escuchar  las  rizas  y  la  guitarra,  mientras tanto  estaba  cortando  y  cortando.

En  un  momento  determinado  de  la  noche,   casi  pasados  30  minutos   desde  que  yo  había  salido  de  la  sala  donde estaba  la  chimenea,   la  luz   del  patio  se  apagó,   yo  me  imagine  que  eran  esos  guevones,  jugándome  una  broma  de esas  que  sabían  que me  sacaban  de  quicio,   pero  luego  de  una  rabieta  y   de  tira  los  pedazos  de  tronco   note  que  todo  estaba  en  silencio,   me  quede  calladito,  y  di  la  vuelta rápido   para  esconderme,   me  tire  en  el  piso  detrás  del  cuarto  de  la  leña,   me  dije  a mi  mismo,  si  ellos  me  quieren  jugar  una  broma   yo    les  voy  a salir  adelante,  y  me  quede  callado  con  el  machete  en  la  mano,   pasaron  casi  10  minutos  y  todo  estaba  en  silencio.    Yo  desconfié,  dude,  me   cuestione,   ante  la  duda  quise  arrastrarme   un  poco  para  dirigir  mi  mirada  hacia  la  entrada   de  la  casa,   cuando   estaba  a  tiro  noté   dos  formas  negras,   una  más  alta  que  la  otra,   no  s e le  veían  los  rostros  pues  estaba  oscuro,  pero  se  podía  intuir  que  tenían  pasamontañas  o  algo  que   cubría  sus   rostros  y  sus  manos.

Yo  me  quede  inmóvil   como  si  fuera  un  bulto  en  el  piso, ellos   señalaban  el  cuarto de  la leña,   y   manoteaban  entre  ellos,  luego  salió  un  tercero  que  cargaba  en  sus  brazos  un  cuerpo  que  parecía  estar  sin  aliento,   hijo de  puta   dije  en  mi  mente  que  está  pasando,  acaso   se  nos  metieron  los  ladrones,   o  será  una  broma?,  que  está  pasando,   todo  era  confuso  pero  se  puso  peor  en  un  momento,   el  tipo    que  tenía  el  cuerpo  en  los  brazos    abrió  la  tapa del  pozo  del  agua,   y  arrojo  hay  uno  tras  otro   en  total  5  cuerpos,   y  lo  hizo  mientras  les  señalaba  a  los  otros  dos    el  cuarto  de  la  leña,   a  mí  se  me    estaba  helando  el  cuerpo,  pero  sabía  que  si  me  movía  o  emitía  algún  tipo  de  sonido,   estaría  en  problemas,  yo  podía  escuchar  el  bum   que  salía  del  pozo  del  agua   cuando  caía  cada  cuerpo  pues era   muy  profundo   casi  eran  4  metros  de  caída  libre  hasta  el  agua    que  tenía  casi  2  metros  más  de  profundidad.

Tenía  la  panza  helada  y  tenía  ganas  de  vomitar,  además  de   que  el  miedo   que  recorría  mi  cuerpo  me  estaba  haciendo  orinar  mis  pantalones,   ellos  entraron  en  la  casa,   no sé   qué  hacían,  mientras tanto  yo  me  arrastre  hasta  un matorral  que  estaba    detrás  de  la  casa,   me  quede  en  silencio  sin  saber  qué  hacer,    todo  pasaba  por  mi  mente,   y  claro  recordé  a  los  policías  y  a   los  agentes  que  nos  habían  amenazado  por  las  ideas  revolucionarias   sobre  las  reformas  políticas y  de  más   recordé  a  los  traficantes  de  la  perica,  a  los  de  la   marihuana,  al  tipo  rudo  de  las  anfetas,   seria  algunos    de estos  enfermos  a  quienes  alimentaba  nuestro  dinero  el que  nos  estaba  masacrando,  que  podía   hacer  tenía  un  miedo  que  me  tenía   inmóvil,   luego  de  casi  3  horas  de  silencio  ellos  salieron  y  entraron  al  cuarto  de  la  leña   empezaron  a  patear  todo  en  busca de  mi  humanidad,   yo  calculaba  que  eran  casi  las  5   de  la  mañana   y   ya  pronto  el  mayordomo  José  llegaría   a  dar  vuelta,    me  sentí  salvado  y  empecé  a  escribir,   solté  el  machete  y  saque  una  pluma  de  mi  bolsillo,   en  el   pantalón  tenía  un  recibo  de  caja   que  me sirvió  de   tapis,   yo  ya  estaba  por  esta  parte  del  relato y  de pronto  sentí  un   golpe  en  mi  bota,   voltee  suavemente  mi  cabeza   ………………

Jhonatan Salazar Hernandez.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

CARTA DE DOS AMANTES 2 AÑOS DESPUÉS.

il_fullxfull.104016719

Esta  historia  menciona  ciertos  personajes  creados  en  mi  vida  pasada,   algunos  con  gracia  que  dejaron  buenos recuerdos  y  cicatrices  de  cariño,  otros  no  muy  placibles   que  de verdad  olvide  pronto.   Pero  no  son  muchos  en verdad  solo  me   referiré  a uno,  un  ser  increíble  de  esos  pocos   que  hoy  existen,  su   aura  era  violeta  con  azul  y  un  tanto  carmesí,  ella  decía  que esto  se  lo  debía  a  su    tendencia  a  la  nostalgia    en  que  vivía  siempre,   recuerdo  su  casa  como  su  mano,   tenía   3  gatos,   2  perros  y  una radio  de esas  viejas  que  le  había  heredado  la  abuela ,   en  casi  toda la  casa  habían  muchas  cajas   sin  abrir  y  cubiertas  por  polvo,   la  casa  toda  tenía  un  fuerte  olor  a  polillas   a  humedad  y  a  encierro,  pero  entre  esos  olores  se  colaba  un  olor  a  canela,  este  provenía  de  un  pebetero   que  siempre  estaba  encendido  en  la  sala,   sin  sumar  el  olor  a  vainilla   que  sus  ropas  siempre  liberaban.

María,  esté  era  su  nombre  pasajero,  se la  pasaba  todo  el  día  haciendo  manillas  o   escribiendo,  o  leyendo  a  Neruda,   Borges, o a  Gabo,  entre  otros  fantásticos  escritores,   recuerdo  mucho  la  suavidad  de  sus  manos,    compartimos  crianza  casi   juntos,   todos  los  días  durante   4  años   íbamos al  mismo  colegio,   luego   solíamos   encontrarnos  en un  lugar  apartado  del  pueblo,  era  un  campo  abierto  donde   generalmente  los  chicos  jóvenes   iban a    volar  sus  cometas o  simplemente  en  busca de  aventuras  en  las  faldas  de  las  adolescentes,   claro  ya  no  éramos  tan niños  el  tiempo  paso   rapidísimo,  tan  rápido  que  un  día  ella  partió,  dejo  la  casa  pues  su  abuela  falleció  y   toda  la  historia  tomaba  su cuerpo  pues  después  de  vernos  casi  todos  los  días  la  ausencia   hizo más  que  la  rutina  diaria,    comenzamos  a  extrañarnos,   disfrutábamos  más  de  cada  día  que  podíamos  compartir,  si  creo  que   era  un  sentimiento  profano  que  apenas  florecía  en  nuestras  mentes   incautas.

Una  noche  después  de   algunas  rondas  de café,  un  juego  incansable  de  lotería,  bingo  además  de  línea,   ella  y  yo  caminamos  hasta  atrás  de  su  casa,  bajo  la  luna  la  piel  blanca  suele  brillar  como   espejo,  recuerdo  que  probé  sus  pechos  y  navegue  en  sus  nalgas,  pero  no  la  tuve  fue  simplemente  una  pruebita,  pues  creo  que  la  pena  o  la  simple  inocencia  no  daba  para   más, esa  noche  fue  inolvidable  luego  de  ese  extasiante  momento  ella  me  miro  yo  la  mire  y  me  pregunto  que   fue  eso,    yo  respondí, no  se    fuimos  los  dos,   caminamos  con  dudas   así  como  cuando haces  fila  para  confesarte,  creo  que los  besos  no  sabían  tan  bien  en  esa  época,  o  simplemente  no  tenía  ese  enfoque  sexual  en  esos  días,   la  verdad  es  que  nos  seguimos  frecuentando  a oscuras,   durante  los  siguientes  años  cada  vez  que  ella  llegaba  al  pueblo  y  a veces  con  acompañantes,   de  una  u  otra  forma  nos  dábamos  un   ratico  para  morder  nuestros  labios,  apretar  nuestras  nalgas,  pero  nunca   tuvimos  sexo,  simplemente   era  pasión  en besos  y  miradas,  así  por  varios  años  ella  me  presento  a  todos  sus  novios,  calor  yo  le  presente  a  todas  mis  compañeras,  pero  detrás  de  la  puerta  siempre  mordí  sus  labios  y  ella  apretó  mis  nalgas.

Ya  casi   son  2  años   sin  ver  su   olor,   a  veces  paso  por  esas  puertas,  que  nos  vieron  en  situaciones  intensas,  casi  suelo  sonrojarme,   pero  de  inmediato  recuerdo  su  ausencia  y  mi  presencia,  su  compañía  i mi  soledad,  y   a  veces  solo  a  veces  quise    haberla  tenido  desnudar  su  inocencia  y  dejarla  navegar  en un  fuego  eterno  de  pasiones  secretas,  pero  creo  que  basto  el  beso,   quizás  no  hubiera   sido  tan  fantástico  todo  este  rollo  con   la  monotonía  del  sexo.

A  veces  llegan  sus  cartas  con  saludos  simples  y  yo  envió  las  mías   con  saludos  simples,  sé  que  en  el  fondo  esa  calentura  solo  fue  cosa  de  los  dos   para  que   dejarla  en  papel  o  en  nostalgias  torpes  que  no  solucionan  nada,   luego   en  vidas  futuras  yo  dormiré  desnudo  en ese  sillón  del  gato  y  ella  traerá  el  café  mientras  prende  un  cigarro  con  su  cuerpo  desnudo.  Pero  eso  será  luego,  ya  nos  vendimos,   ya  tenemos   vida,  crecimos  perdimos  la  inocencia,  dejamos  de  ser  fértiles  ya  envejecimos.

Despido  mi  carta   furtiva  y  traicionera,   sabiendo  que  llegara  el  susurro  muerto  de  una  pasión  sin  fuego  ya.  Mas  en  el  fondo  del vaso   aún  hay  un  poco  de  café  para una  cita  más.

Jhonatan Salazar Hernandez.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Madrugada

madrugada

No  quería  despertar,  ese  somier  viejo de  mama  calentaba  mi  alma  con tal  confort  que  mis  manos  livianas   yacían  inmóviles  junto  a  mi  rostro  pálido  y  mis  ojos  cerrados.   Un  tumbo  fuerte  lleno  de  cáncer  de  cigarro  remontaba  la  poca  sangre  que  circulaba  en  mis  labios  secos,  me  destruyó  el  sueño,  el  ansia  y   el  vigor  de  un  cuerpo  inútil que  no  podía  levantar  sus  piernas,  quizás   prefiere  el  sueño,  la  eternidad,  y  la  poca  luz,  amo  tanto  esa  soledad  de  madrugada,  la  pasividad  del  silencio  lleno  de  gritos  y  gemidos.

Esta  mañana  desperté  mucho  antes  que  todos,  di  un   vuelto por  toda  la  casa,  recogí  mis  trozos,  di  un  trago  de  café  y  caí  fulminado  junto  a  su  almohada,   estaba  tan  caliente  todo    que  casi  ardían  mis  pies  enredados  en  sus  piernas,  luego  suspiro,  me  ato  en  sus  manos,  ya  casi  sonó  la  alarma.

Ese  conjunto  de  emociones  rotas  que  se unen  en un vals   solo  para  recordar  tu  falta  de  todo,  un  poco  de coca,  y  un   beso  lleno  de  alas  rotas,    esa   gran  pasividad  y  paciencia  de  mandar  todo  al  carajo,  pero   el deseo  constante  de  una  mañana  diferente  llena  de  rutina     y  cosas  comunes,  sin  razón,  sin   cambio  sin  mesura,  ni  reproche,  sin  tiempo  en contra  ni  hambre  en  la  pansa.

Ella  es  una  mujer   increíble,   suele  desvelarse  en  mi  ausencia   y  preparar  el  lado  de mi  cama,   suele  ser  pacifica  como  un  lago  en  la  madrugada,  sus   genio  está  en  calma,  más  en  algunas  ocasiones,   da  destellos  de  furia  reprimida,  de  sueños  rotos,  de  mil  y  una  herida  abierta,  de  esas  que  supura   rencor  y  mal  cuidado  al  expresarse.

Hoy  paso   poco  tiempo  con  migo,  mis  horas  son  inundadas  por  su  encanto  mágico,  soy  una  serpiente  ante  su  ritmo,   deseo  la  permanencia,  mas  es difícil  ser  pez   cuando  ya  has  sido   pescador,  entender  el  pujo  de  su  cuerpo  me  ha  llevado  mucho  tiempo,   tanto  que   me  acostumbre  a  su  calor  y  sus  besos,  pasan  las  horas  y  aun  respiro  su  aire,  me  lleno  la  mente  recordando  el  primer día.

Cabaré  una  tumba  junto  a nuestra  cama,   me   llevare  ahí  cada  fantasma,  cada   cicatriz,   hay  dormirán  mientras   yo  duermo  con  ella,  si  en  algún  momento  debo escapar  quizás  yo  duerma  en  la  tumba   que  ella  cabo  junto  a su   cabecera.

Parte 01

wpid-photoart_07252013080943

 

 

Odio  los  gatos,  sí,  esa  fue  mi  expresión y  mi  palabra  cuando  entre  a esa  casa,  había  en  todos  lados   pelos de  esos  finos  que  se  te  atraviesan en  la  garganta,  además  había  un olor  fuerte como  a  vino  añejo derramado  en  el  suelo.  Pero  aun  así   me  rehusé a  mi  querer  y  entre,  seguí  por el  pasillo  entre  a  las  alcobas,  recuerdo que  casi  no  había luz  ese  día,  toda  la  casa  estaba  a  oscuras,   podía  escuchar  ese  chasquido  que  producen  las   garras  al  rosar  el  suelo,  sonaban  como  finas  tonalidades de  azul en  un  cielo  rojo.

Ella  estaba  ahí,  era  la  casera,  mantenía  las  cosas  libres  de  polvo  y  constantemente  cambiaba  las  cosas de  lugar,  era  una  vieja  amiga  confidencial  de  mi  abuelo,  ella  era  algo  así  como  su  pitonisa,  su  enlace  con  el  mas  halla, ella  solía  llamarlo  solo  3  veces  en  el  año,   solo  se  reunían  2  veces  en  fechas  específicas,  ella tena  conductas  extrañas,  de  esas  que  te  dejan  un  poco  helado,  por  ejemplo  cuando me  recibió en  el  portón  se quedo  mirándome  fijo  a los  ojos, mientras  con  su  mano   izquierda  sujetaba  uno  de  mis  hombros  y  daba  vueltas  entorno a  mi  cuerpo,  luego  de  unas  dos  vueltas  ella me  convido  a pasar,  cuando  la  vi  tenia  prendas  azules  y  claro  estaba   arrugada  como  una  anciana,  sus  uñas  estaban  pintadas  de  negro  y  su  cabello  era  rojo,  los  ojos  eran  específicamente  claros,  con  un  tono  gris.

Ella  paso  primero  mientras  yo  recorría  el  jardín  de  mi  infancia,  recordaba  esos  tiempos  en  que  mi abuelo  y  yo  recorríamos  de la  mano  estos andenes,  empecé  a  notar  a los  gatos,   ellos  como  siempre  picaros  traviesos  y  con  una  morronguera de culpabilidad,  se  asomaban  por  la  azotea,  daban  gemidos  por  las  ventanas,  caminaban  por  el  techo  todos  con sus  ojos  en  mí,  como  si  yo  fuese  su  cena  o  un objeto  de  juego, algo  más  maldito  como  si  yo  fuese  su  medio de  trascender.

Escuche  mi  nombre,  era  la  casera  que  me  invitaba  a pasar,  yo   había  hecho  un  viaje  demasiado  largo,  quería   dar  una  siesta,  comer  un  poco,  en  fin  descansar, pase  a  la  casa,  de  una  manera  peculiar  todo  estaba  en  el  lugar  que yo  recordaba de  niño,  solo   que  había  un  olor  extraño,    creo  que  conté  casi   10  gatos  en  la  sala,  uno  en  el   sillón,  otro  en  la  alfombra,  y  así   habían   en  todos  lados,  odio  lo  gatos,  ellos  pueden  verme  el  alma, amenazar  la  pureza  de  la  trascendencia,  pueden  indagar  mis  miedos, desnudarme  el  ser, dejarme  sin alas, descubrir  mis  pecados………..

Entre  con  afán  a  la  alcoba  de   mi  abuelo, ahí  estaba  libre  de  gatos,  solté  mi   maleta  y  di  un  salto  a  la  cama,  cuando  estaba  entre  dormido  y  despierto  escuche  tres  golpes  en  la  puerta,  de  mala  manera  me  levante  a  mirar  quien  era,   cuando  abrí  la  puerta  me  encontré  con  una  mujer  joven   casi  de  28  años,   que  sujetaba   a  la  altura  de  sus  pechos  una  bandeja  con  té  y  galletas,  tenía  una  camisa  blanca  un  poco  transparente  y  su  cabello  era rojo,  sus  ojos  claros  con  un  tono de  gris,  ella  me  miro  y  me  paso  la  bandeja,  yo  quede  enganchado  a  su  belleza,    di  un  paso  atrás  de  la  puerta  y  ella  la  cerro   devore  esas galletas,  y  no  pude  evitar  quedarme  dormido.

La  mañana  siguiente  me  sorprende  con  mi  puerta  abierta, a  los  pies  de  mi  cama  estaba  ese  gato  negro, ronroneando  entre  mis  piernas,  di  un salto,  y  de  un  sacudón el  gato  desapareció de  un  vuelo,   me  levante  aturdido  por  lo  profundo de  mi  sueño,  recordaba  la  escena de  la  bandeja  y  las  galletas  pues  esta  estaba  junto  a mi cama,  Salí  de  mi  alcoba  con  la  excusa  de  regresar  la  bandeja  a  la  cocina,  la  mujer  anciana  me  la  recibió,  no  pude  aguantar  la  curiosidad  y  le  pregunte  a  la anciana  por  la  joven  del  día  anterior,  ella  muy  firme  respondió,  en  esta  casa  solo  estamos  los  dos,  yo  lo  tome  a  chiste,  tome  una  ducha,  mientras   en  mi  mente  estaba  ese  rostro  joven y  ese  cuerpo  fértil del  día anterior,  era  encantadora  esta  mujer,  su  fino  rostro  y  sus  ojos  grises,  sin contar  su  cabello  rojo………..

Continuara……………

 

Jhonatan Salazar Hernandez.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Minientrada

EL CUERPO QUE OCUPO

26ca1-manicomio

 

Fatigado  el ojo  entre  abierto  deslumbro  frente  al  espejo,  un  cuerpo  flaco  lleno  de  moretones,  sus  costillas  se  notan  a leguas  casi  se pueden  contar,   mis  dedos  son  extensiones  de  hueso que  ya  no  ocupan  sangre  ni  calor,  están  helados,  ya  no  acarician  son el  susurro  de la  brisa  fría,   me  detuve  en  mi pecho,  contemple  su  agonía al  querer  parir  tres  pelos,  un  tic  tac  dentro  marcaba  la  hora  en  que  los  sueños  dejaron de ser  sueños,  la  realidad  es otra,   cuando  era  más  joven  soñaba  con  viajar,  quería  conocer  mil  rincones  del mundo,   pero  esta  celda  fría  de  manicomio  me  mantiene   sujeto  a estas  cuatro  paredes  de  algodón.

Las  mañanas  pasan  como   tómbolas  hirientes,   ya  no  distingo  entre  día  o  noche,  pues  a mi  lugar  ya  no  entra  ni  un rayo de  sol,  siempre  hay  encendida  una  lámpara  de luz  azul  y  fría,  esto  cuando  están  de  buen  humor  los  locos,  pues   generalmente  estoy  a oscuras,    no  tengo  ventana,  vivo  en una  caja  con  una  entrada  y  ninguna  salida,  cuando  llegue  podía  recordar  la  brisa,  pero  con las  drogas  y  los  electro  choques perdí  el  recuerdo  de  los  árboles,  las  praderas  y  las  tardes  de  sol y   viento.

Llego  a visitarme  un  joven,  el  trae   de vez  en  cuando  a escondidas un  papel  y  un lápiz  de  pasta,  él  es  mi  cómplice,  me  ayuda  a   salir   un  rato  de   mi  cuarto,  suelo  escribir  para  el  mientras  me  lee  sus  historias,  él  me  cuenta  que  esta  aquí  porque  es  escritor,  que  escribe  historias   para   personas  con  mente  abierta,  pero  el único  lugar  donde  puede  probar  es  aquí  en este  manicomio,  la  primera  vez  me  pidió  que  describiera  mi  cuerpo,  me  trajo   un  papel  de  aluminio  y  un poco  de  aceite  hay  nace  este  relato,  el  cuerpo  que ocupo,  con  calma  pero   a  escondidas  froto  el  aceite  en  el  papel  aluminio después  de  un  momento  podía  ver  mi  rostro,  mire  mis  ojos  tan  perdidos  que   casi  dude  que  fueran  míos,  luego  tenía  en  los  labios  tantas  heridas,  mi  cara  estaba  llena  de  remiendos con moretones,  me  sentí tan  triste  que   solo un gemido  salió de mí  al  verme en este  estado. ………….

Luego   mire  mi  pecho  y  mi  abdomen,   mire  mis  piernas,  mi  espalda,  fue  tan  triste,  fue  verme  reducido  a  la  nada,  estar  a  oscuras  fuera  de  mí,  ser  invisible  ante  Dios  o  lo que  sea  la  naturaleza  humana,  pero  podía  aun  pensar   con  claridad,   tome  el  lápiz   y    letra  tras  letra  conté  esta  historia,  debo  terminar  ya  el  tiempo  se  agotó,  aún  vivo  en  mi  mente  estoy  en  un  jardín,  veo  los  colores  de las  flores,  respiro  la  naturaleza,  no  soy  esto,  esto  solo  es el  cuerpo  que  ocupo.

 NN

Jhonatan Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

DELIRIO

 

bosque-oscuro2-749422

Arremetí  contra  su  cuerpo,  ya  habían pasado varias  horas  a través  del  oscuro  bosque,  todo  comenzó con una  salida  de  campo  entre  mi  compañera  habitual de  investigación,  claro  esa  noche  será más  que  mi  compañera,  yo  había planeado  varias  cosas, entre  ellas  una  botella  de  vino  tinto,  que  sería  la  excusa  perfecta  para  comenzar  mi  declaración  a  sus  labios, había  escogido  el  lugar  menos  visitado de  esa  montaña, claro   tenía  una  vista  espectacular,  pero  estaba  tan  apartado  que no  aparecía  en  el  mapa   turístico  ni  en  las  rutas  ecológicas.

La  mañana   trascurrió  tranquila,  a  eso  de  las   11 am  nos  encontramos  en  la  plaza  de  ese  pueblo  pequeño que  quedaba   pegado  al  cerro,  ella  tenía  sus  botas,  una  camisa  blanca  y  un pantalón    verde que  la   hacían  lucir como  toda  una  aventurera,  rápidamente  subí  sus  cosas  al   jeep,  las  maletas  y una  que  otra cosa  estorbosa,  salimos  del  pueblo   para  encontrarnos  con  la  ruta  de  acenso al  lugar  mencionado,  llegamos  a una  carretera  remota,  donde  estaba  planeado  dejar  el  carro,  luego  de  eso  ella  tomo   su  maleta  y  yo  la  mía  y  empezamos  a  abrirnos  paso  en  medio  del  bosque  primitivo  y  húmedo.

Al  cabo  de  unas  horas  ya  estábamos  próximos  a la  ladera  donde  pensábamos  pasar  la  noche,  ella   incauta  pero  cómplice y  yo  un poco  ansioso  por  encender  el  fuego, así   se  nos  pasó  el  tiempo  y  rápidamente  callo  la  noche,  la  noche,  suena  tan  normal  esa  palabra  que  casi  no  cabe  en  mi  relato,  caminábamos  a oscuras,  a  tientas  de  lo  que  había  enfrente,  resignado  como  guía decidí  rápidamente  improvisar  un  campamento  en  medio  de  unos  árboles  enormes que  dejaban  pasar  a través  de  sus  hojas  la  luz  de  una  luna,  mágica, fértil, abundante, maldita, oscura, tenebrosa.

Ya  el  fuego  estaba  encendido,  la  botella  de vino relucía  bajo  la  luz  cálida,  así  que  yo   decidí  empezar  con  mi   aventura,  la  aventura  de  seducir  a  esta  gran  mujer  que  me  traía  un  poco  inestable,  comencé  con  comentarios propios  de  una  caballero,  por  ejemplo, ¡tienes  frio!, ¡quieres  que  te  abrase!, en  mis  adentros  yo  sabía  que  ella  deseaba  que  yo  la desnudara  y  la  devorara  sin  más  excusas,  pero  temía tanto a  ella  que  prefería  caminar  con  cuidado  sobre  su  mano,  la  noche  transcurría  muy  normal,  la velada  era común,  dos  amantes  en  medio  del  bosque,  fuego, vino, nada  fuera de lo  normal,  pero  todo   estaba  por  cambiar.

Sin  que  notara  el  cambio, de  repente  el  fuego  se  tornó  azul,  y  ya  no  era  cálido,  era  frio,  y   la  noche  parecía  tener  vida,  la  oscuridad te  asfixiaba,  claro   yo  disimulaba  no  quería  quedar  como  un  cobarde frente  a  mi conquista, ella,  ella,  estaba  tan  tranquila  y  demente  a  la  vez,  que  solo  me  miraba y mordía  sus  labios  mientras    tocaba  sus  piernas  con  sus  manos,  yo   empecé  a  tener  unos  escalofríos en  la  espalada,  me  recorrían  todo  el  cuerpo, así  que  quise  pasar  al  sexo,  como  medida  de distracción,   hay  junto a  ese  fuego  esta  mujer  se  convirtió,  dejo  de  ser  la  científica  aburrida,   y  una  diosa  del  sexo  y  la  perversión salió de  su  pecho  para   atarme  a  su  calor  corporal.

Yo estaba   bajo su  sombra,  era  imponente,  pero  empecé  a  notar  algo  muy  raro,  mi  cuerpo  no  respondía  a  mis  pensamientos,  estaba  inmóvil,  indefenso,   pero  estaba  dentro  de  ella,  y  la  sensación  era  muy  similar  a la  heroína,  algunas  veces  cuando  lo  necesitaba, solía  darme  uno  o  tres  pinchazos,  en  mi  brazo,  estaba  hay  inmóvil  flotando  en  mi  sillón mientras  todo  se  desvanecía fuera de  mí, pero esa  es  otra  historia,  estaba  en  ese  lugar  y  de  repente  comencé  a  analizar  cada  objeto  de  mi  entorno,  las  prendas  de  ella  ya  no  eran  iguales,  Ahora  tenía un  camisa  negra muy  sucia,  una  falda  hecha  con  retazos  y  estaba  descalza,  había  un   olor  en  el  aire,  era  un  olor  a  muerte, a descomposición,  mire  sus  ojos,  y  una  sombra  oscura me  grito  desde  su  pecho,  que  estaba  pasando  todo  era  diferente,  todo   menos  ese  placer  que  sentía  en  mis  manos,  así  que  quise  asumir  que era  por  el  vino,    continúe  con   el  juego,  estaba  flotando  en  éxtasis,  pero  un   profundo  dolor  me  despertó, era  ella  que   sin  más  mesura  me   mordía  el  cuello  con  ganas de  desgarrar  mi  piel, así  que   de  un  empujón logre  quitármela  de  encima,  de  repente  ella  ya  no  estaba,  me  desperté  desnudo  junto  a el  fuego  ya  moribundo,  comencé  a  buscar  mis cosa,  y   una  sonrisa  macabra  inundo  mis  miedos,  seria  ella  que estaba  oculta?,  que  estaba  pasando  tenia  temor  y  me  dolía  el  cuello,  dentro  de  mi  morral  tenía  una  navaja,  y  un  mapa  que   marcaba  la  ruta   de  salida  de  ese  lugar, sin  dudarlo  encendí  una  antorcha y  comencé  a correr  como  loco   atreves del  bosque,   prontamente  me  di  cuenta ,  escuchaba  voces,  risas,  y  uno  que  otro  grito.  Seguí  corriendo,    me  costaba  caminar,  respirar  era  muy  difícil,  pronto  me  halle  inmóvil   boca  abajo  en  este  lugar.

Entre  dormido, el  frio  me  quemaba  las  piernas,  escuchaba  mi  nombre,  recuerdo  mirar  entre nublado unas  piernas  que  se  acercaban  a  mí,  yo estaba  tirado  boca  abajo,    hay  pase  la  noche,  desperté  a  eso  de las 8 am, del  día  siguiente,  con  mi  espalda   llena  de  arañazos,  el  cuerpo   supremamente  frio,  me  arrastre  hasta  el  coche,  cuando  logre   subirme  a  él, me  comencé  a  cuestionar  sobre  la  noche  que   había   tenido,  en  mi  carro  habían  unas  maletas,  de  mujer,  y  un  sombrero  negro que  no  podía  reconocer,  Salí   por  el  camino  hasta  llegar  al  pueblo.  Una  ves  hay   llegue   a la  habitación del  hotel  donde  me  hospedaba,  dormí  un  poco,  pero  antes  de  caer  en  la  cama  revise  mis  brazos,  pensando  que  quizás  estaba  drogado  y  por  esto  era  toda  esa alucinación,  pero  no  halle  marcas  de  agujas,  solo  algunos  moretones,  me  quede  dormido.

Ring,  ring, el  teléfono del  cuarto,  -hola, -hola?…. ,-quien llama pregunte?,  una  dulce  vos  me  deseo  buenas  noches,  no  logre  reconocerla, pero  luego  de  esto  sonó  el  timbre  del  cuarto,  era  mi  compañera  asegurando  que  tuvo un  retraso  en  su  vuelo,  que  acababa de llegar  a  el  pueblo,  pero  que estaba  lista  para  tomar  algo  como  habíamos  quedado.

Aun  conservo  esas prendas, su  sombrero  negro,  en  las  maletas habían  trozos  de  tela muy  sucios, y  con  mal  olor.  Nada que  estuviera  en buen estado, nada que  fuera  normal,  nada que le perteneciera a ella,  aun no  puedo  explicarlo  pero para  mí  todo fue  real,  aún conservo el  sombrero,  aun sueño con ese  día,  aún estoy en ese  bosque.

 

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

LA SEMILLA EN EL BOLSILLO

depresion00

 

En  que  se  convirtió todo,  un  café,   un  cigarrillo  nocivo,  un  poco  de  pan en  las  mañanas,  caminar  sin  espera  ni  fin  por  los  corredores  de  la  casa  vieja,   andar  por  ahí  sin  más  ni  más  que  solo  contar  minutos,   despertar  con   dolor  de  cabeza,  fuertes  punzadas  repetitivas  en  el  pecho  y  uno  que  otro  recuerdo  atravesado  en  la  garganta.

Solíamos  ser  felices  decía  el  papel  aquel,   con  letras  rojas   y  como  título   argumentaba  la  existencia  de  una  felicidad  efímera en un  tiempo  pasado,  seria  acaso una  epidemia  de  nuestro  siglo  eso  de  la  degradación  social,  pues  el  más  viejo  en  mi  casa,  miraba  triste  la  tarde,  mientras  su  vos  entre  cortada  decía,  ya  no  vale  la  pena  vivir,  quien  sabe  cómo  será  esto  en  unos  años  hijo,   su  mirada  se perdía  en los   recuerdos  de  su  pamba,  cuando  a  galope  descubría  la  llanura,   el  sí  que  era  aventurero,  pero  hoy  habita una  piel  arrugada  como  una  pasa,  su cuerpo  le  da cuenta de  cobro  por  cada  día  vivido,  mas  su   psicología  arruinada  por  el  estrés  de los  días  condena  a los  relojes  de  mi  casa  a  ser  unos  inoportunos  testigos  de  la  perdida  de  sueño.

En  ese  lugar  mágico  que  describen  en  sus palabras  mientras  aferran  tu  mano,   hoy  sin  vergüenza   existen  contaminantes  industrias  que  desplazaron  lo  hermoso  de  estos  sitios  colocando  en  su  lugar  guerra,  tormentos ambientales  y  una  que  otra  desaparición  forzada,  el  con   un  poco  de  dolor  me  decía,  que  será  de   la  casa  del  pueblo?,  como  estará  el  árbol  de  duraznos,  lo  habrán  limpiado  y  cosechado,  que  será  de  la  quebrada  tras  la  casa,   aun  pasara  por  ahí,  sin   nada más  que  hacer  que ser  impotente  contemplaba  las  noticias, mientras  enfadado  recordaba  sucesos  de presidentes  pasados,  su  mente  habitaba  en  la  guerra  de los  100  días,  cuando  s e defendía  la  constitución  y  el  honor  de una  idea  con  machetes  piedras y  uno  que  otro  disparo  de  escopeta.

 

El  hombre  ya  tiene  la  vista  nublada,  ya  no  ve  muy  bien,  se  la  pasa  tropezando  sin  más  faro  que  su  propia  ignorancia,  estas  son  sus  palabras  cuando  lo interrogo  y  planteo  teorías  respecto  a  el  nuevo  siglo.   Él   se  pone  a  desviare  y  me  habla  de  tesoros  en  lagunas,   de  montañas  donde  paso  con  su  tractor  haciendo  rutas   para  la  entrada  del  ferro,   me  habla  de   campos  casi  sin  fin  donde  los  arboles  de manzana   y  de  mangos   eran  casi  infinitos,  claro  sus  preferidos  son  los duraznos  por  eso  conservo una  semilla  de  su  árbol  que  estaba  detrás  de  la  casa,  casi  siempre  la  saca  de  su  bolsillo  la  moja  un  poco,  la  consiente,  le  pregunte  por  que  no   sembraba la  semilla,  puesto  que  después  de  tanto  tiempo  quizás  ya  no   germinaría,  el  me  miro  y  casi   de  inmediato  respondió,  aún  no  he  regresado  a casa,  ella  ya no  está  y  no  dará  frutos   hasta  que  yo  regrese  a  ella,   esta  palabras  las  decía  mientras   miraba  una  foto  vieja  en  el  Salón   y  apretaba  su  semilla  de  duraznos,  luego  de una  lagrima  y  de  una  pausa  me  dijo:    esta  semilla  debe   permanecer en  mi bolsillo  incluso   en  mi   ataúd,  no  entendí   de  inmediato,  pero  luego  de tratar  otros  temas  me  dijo  yo  seré  el  árbol   esta  vez,   bajo  mi  sombra  correaran   tus hijos,   esta  vez  comerás  de  mis  frutos,  entendí  que  quería  descansar  ya.

Al  día  siguiente tenía  una  maleta  lista,  no  recordaba  muy  bien  mi  nombre,   pero  insistía  en  pedirme  que  no  olvidara  la  semilla  en  su   bolsillo y  que  por  favor  no  sembrara  el  árbol  lejos  de  mí.

 

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

CUERVO NOCTURNO

140778__crow-raven-flying-smoke-spray-black_p

 

Siento caer en un  oscuro  abismo, ya  no  puedo  volar  como  antes, es  incesante  el  deseo  de  sentirme  humano, mas  no   encuentro  la  respuesta  de  mis  dedos  o  mi  pecho,   pasan  días  enteros  sin  siquiera  sentir  alegría,   tristeza,   sueño,  la  música  suena  como  el  viento  simple, en  el cultivo de amapolas,  es  frio,  seco,  parte  mis  labios, paso  horas,   a veces  me  quedo  hay  como  una  estatua  contemplando  mi  pasado en  el  horizonte,  me  siento  incapaz  de  regresar  a  ser  lo  que  fui antes,  pero   cuando  miro  la  gran  cuesta   quisiera  saltar, dejarme  caer,  ser  una  roca  en  el  estanque.

Encontré  unos  brazos cálidos,  y  unas  voces dulces, son mi  única  manera  de  hallar  calma,  ella  me  abraza  y su  abrazo  es tan  cálido  como  el  de  un  amante, tan reconfortante  como  el  de  una  madre, tan  veraz  como  el  de  una  mujer madura, paso  horas  en  su  casa, camino  en  su  cama, duermo  en  su  cocina, me  quedo  en su  sala,  a veces  duermo  en  el  refri, o  en  la  ducha, suelo pintar  las  paredes de  su  casa,  me   subo  a  su  techo  y  contemplo  las  estrellas  sin  más  prisa  que  un  marino  que  regresa  a  puerto.

Ella  sospecha de  mí, sabe  que  soy  un pirata,  sabe  que   mis  alas  están  inmóviles,  sabe  que  no  puedo  volar, pero  todos  los  días  me  alienta a dar  grandes  saltos,  me  sujeta  de  las  plumas  y  me  lanza  por  su  ventana,  me  quiero  quedar,  pero  mi  presencia  es  partir,  quizás  así pueda  hallar  la  trascendencia,  una  más,  me  cuesta aferrarme  al  puerto,  soy  un  hombre  de  mar  abierto.

Suelo  escribir  en  la  oscuridad,  cuando  todos  duermen  sujeto  mis  páginas y  me  aferro  a  el  sueño,  ahí  distante  de  todos  puedo  contemplar  mi  forma, ser  como  soy, quizás  en un  instante  de  claridad  abra  mis  alas  y de un   salto  al oscuro  lago  del  cielo  nocturno, vuelo dejo  atrás  todo, me  enfrento  a mi  profundo interior, a  mi  razón de  ser.

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

LA SEÑORA DEL SILLON

anciana

 

La señora  suele  sentarse  en una  silla  vieja, llena  de  arrugas,  con uno  o  más  huecos en  su piel,  ella  pasa  hay  sus  horas,  contempla  como  el  día   camina  lentamente  sobre  sus  ojos  nublados,   imagino  que  puede  pensar  mientras  el tiempo  pasa, hallo  mil  razones  para  salir  corriendo y  dejar  esta  terrible  visión  de  la  humanidad.

Al medio día  se  levanta, camina  un  poco  por  el  andén  que  esta  frente  a la  casa,  da  uno  que  otro  sonido con su  boca,  pasa  a  la  cocina  y  come  algo,  luego  regresa  a la  silla, mira  como  los  años  han  pasado  sobre  ella, mira  su  verdad, se  encuentra  hay como  una  persona  vieja,  con un  cuerpo incapaz de  volar y  que  espera  el  momento indicado  para  caer  sin  poder  levantarse,  algunas  veces  la  he  visto llorar,  sin  hacer  ruidos, solo  veo  sus  lágrimas  caer  en  silencio.

Un  día  la  vi  observar  a  una   chica   de  15  que  visita  esa  casa,  la  miraba  con  esa  perversión de  la  madures  sobre  la  juventud,  con esas  ansias  oscuras  de  poder  tomar  su  mano  y  robar  cada  uno  de  sus  preciados  años,  así  como  quien  toma  un  reloj  en  su  mano  y  manipulando  las  perillas   da  marcha atrás  el  tiempo.

Ella  siempre  esta  hay  esperando  a que  su  cuerpo se  aliviane y  pueda  ir  en  búsqueda  de  todo  eso  que  perdió en  su  vida,  quizás  regresara  a  unos  brazos, o   a un  jardín,  o a esos  parajes  donde  solía  correr  descalza  con  su  vestido  de  flores,  cuando  apenas  tenía  la  edad de  un  roble  joven,  comer  manzanas, tomar un  poco  de  dulce  miel, nadar  en el  lago o  embriagarse pues  nunca  lo  hizo  por  miedo  a  los  reproches  de  su  época, quizás  si  pudiera  regresar haría  todo  aquello ,   ya  el  miedo  es  una  frontera  superada,  todo  quedo  atrás,  no  hay  límites  para su  mente  de  cabellos  blancos.

Pasa  las  horas  sujeta  a  el  sueño, la  incapacidad, el dolor, el tedio del  tiempo, y  yo solo  la  observo,

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

EL CUARTO DE LA ABADÍA.

old-rotted-white-door-bw-big

 

El camino   empezó  con una meta  que  yo  aún no conocía,  tenía  que  llegar  a un lugar  distante,  mi sed  por  descubrir  esos  parajes  me  hicieron caminar  con prisa,  me  condujeron por  una  camino  lleno de  hojas  secas ,  a lado  y lado  del  camino  habían  árboles, estos  eran grandes y  frondosos,  luego de  una  media  hora  de  camino del pueblo,   ya  no se  oían voces ni  ruidos  de  carros,  parecía  que estábamos  en  medio de un cuadro, solo mi guía  y yo;  podía  escuchar  los  pasos  de  él,    un niño de  unos   12 años  que  por  casualidad  caminaba  hasta el  sitio de  destino.

Caminamos  una  media  hora  más,  lo hicimos  despacio pues  el niño  tenía  una  enfermedad   que  paralizaba una  de  sus manos y  su pierna  izquierda  estaba algo  atrofiada  por  la secuelas  de  la poliomielitis lo que le dificultaba  caminar,  llegamos  a  el sitio acordado, las  personas  me esperaban  con buena  disposición,  luego de  un  rato de  conversación una  de ellas  me  oriento al  lugar  donde  tenía  que pasar  la  noche.

Mala  noticia,  cuando llegue  a  la puerta,  ésta  estaba  junto  la   capilla  del pueblo,   ella  muy amablemente  abrió la puerta y me  invito  a pasar  mientras  aseguraba que  en ese  lugar  se  quedaban  los  seminaristas  y los  monjes que pasaban por  ahí, di un paso  dentro del  pequeño cuarto,  de  inmediato sentí ese  olor  a  flores  de  iglesia,  este  que  curiosamente  también  se  siente  en los  funerales,  en las  paredes  estaban  colgados   algunos  cuadros  de  santos  y  vírgenes,  claro  estaban  manchados  por  el polvo  seco  y  una  que otra  mancha  de  agua,  resignado  entré  en la  habitación,  coloque  las  cosas   junto   a la  cama  y  ella  me  invito  a pasar  a  la otra sesión del  edificio mire  que  había   otra  cama,  un baño  con una puerta de madera  como de  unos  1000 años,  y   curiosamente  había  un   baúl  que  parecía  un ataúd,  cuando lo vi mi espalda  se estremeció,  en un momento    imagine  mi  cuerpo  dentro.

Cuando  creí  que  debía  portarme  como un adulto y  dejar  atrás  todas  estas  especulaciones,  mire  la otra  cama,  estaba  llena  de  trozos  de   santos,   alcance  a ver  una  mano,  un  tronco  y una  pierna  que  estaban  cubiertas  por un  manto  morado,   se  alcanzaban  a notar  las  siluetas  de   al menos  tres  cabezas,   sentí  miedo.  Lo que  veía  me  incitaba  a sentir  energías  negativas  en  este  lugar,  bueno  ya de  antes   había  mostrado  rechazo  por  estos  símbolos  religiosos,  pero  esta  vez  era  diferente,   la  muchacha  se  despidió  rápidamente ,  me  entrego  las  llaves  y  salió  del  sitio  como  escapando  de  algo,  yo  sin prisa  quise  enfrentar  la  situación.

Pasaron las  horas,  una  tras  otra  y llego  la  noche,  en  ese  momento   descubrí que  había  una  puerta  oculta  en  medio  de  una  pared  blanca,  mis  ojos  curioso  mantuvieron la  mirada  firme,  tenía  miedo, y esto  sí  que era  raro en mí,  mis  dedos  se  pusieron  fríos, intente   encender  un cigarrillo  para  calmar  ansias,  aunque  claro  estaba  prohibido  fumar  ahí, pero  poco  me  importaba  esta  situación.

El  cigarrillo  se mantuvo  encendido,  mis  ojos  puestos  en la puerta,  el  humo  constante   colmo la  habitación, mientras  escuchaba  gemidos,  golpes, arañazos  del  otro  lado  de la  puerta  oculta,  no sé  en  qué momento  me  quede  dormido  pues  no  apague  la  luz,  pero  al  día  siguiente  el  computador  estaba  encendido  sobre    mi  pecho, una  tras  otra  las  letras  me  contaron  la  historia  del  día  anterior  y  la  luz  aún estaba  encendida, junto  a  mi cama  estaba  ese  viejo  baúl,  sin  explicación alguna, puesto que  quizás  podía  pesar  unos  doscientos  kilos,  como  un  objeto  tan  grande  se  traslada  solo  toda  una  habitación,  no  lo  sé  pero  seguro  estoy  de  que  no  fue  un  simple  sueño,  este  texto  es  la  prueba  veras  de  mi  noche  de  tortura. Sin mencionar  los  recuerdos,  la   puerta  en mi  mente,  y  el   baúl  enorme  junto  a  mi  cama.

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

TEXTO SIN TITULO

Lee-Jeffries-cultura-vagabundos-mujer

Esa noche la bese, fue tan profundo el beso que también la odie, esa voz que le habla directo a la melodía de mi pecho. Suele ser tempestad, en los minutos siguientes.

Esa noche la bese, no comprendo porque su voz se hallaba rota, herida, sangrante, era un triste recuerdo de esos días que pasaron hace tanto tiempo,  pero la bese, no soy bueno hablando con ella, mi voz se hace muda, y las palabras suelen jugarme en contra.

Ya se ha ido de nuevo, ya no sé si es  mejor poder oírla, o tener que extrañarla inmediatamente cuelga,  ya no sé si prefiero esos días en que sólo oía el viento he imagina su alegre voz,  ya no sé si quiera oír de nuevo su voz triste que me condena a extrañarla en amargura.

Como quisiera verla feliz, tan feliz como esta tarde en que sujeta a una mano ajena a la mía, pasó frente a mí, con una sonrisa que iluminaba el día y oscurecía mi alma, la odie pero al cabo de dos calles la ame de nuevo,  supe su felicidad y me halle como un mar en calma.

El primer día recorrí nuestra historia antes de vivirla junto a ella,  le pedí que escapara, pero al cabo del tiempo fui yo quien buscó refugió, ella me afirmó que nunca escaparía de mí, soy yo quien hoy quisiera escapar de ella, de su recuerdo su amor y su condena, de esa inútil sensación de no poderla hacer feliz, de ser un recuerdo inútil que tan sólo adorna una pared.

La escuchó distante, tan distante de sus días, tan distante de lo que yo conocí, quisiera acompañarla a su cama, quisiera ser su almohada, su mejor cobija, quisiera darle alegría como antes y después  simplemente desaparecer.

La tempestad  de  su llanto   silencioso  atormenta mi mente, no logro entender si soy yo el causante de tal dolor,  no sé  si  mi actuar  o mis letras  son  el  veneno que cae  en sus herida,  mas  simplemente sé   que  ella sufre, no puedo adivinar  el motivo, pero conozco tanto de ella  que en la distancia  puedo adivinar su angustia.

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

LAZOS INVISIBLES

1012175_664019746958873_1428917923_n

Conté 24 horas, era un límite, un margen establecido en otros tiempos,  cuando podía  definir su actuar, era incesante la espera,  la ansiedad generada por sus palabras que sin querer causaban un eco en mi  conciencia,  sin poder explicar esa  sensación, muchas  veces sin siquiera saber su horario o su fecha, o lo que sus ojos podían ver,  mi pecho se estremecía,  podía sentir la brisa en su cabello, podía sentir la angustia en su pecho, podía volar con su vuelo.

Conté 24 horas, porque es el tiempo que tarda el sol en  dar un ciclo completo,  yo no esperaba nada, era tarde ya,  las hojas secas eran alimento de nuevos  frutos de  retoños jóvenes  que   ansiosos crecían en busca del sol en mis manos.  Qué difícil es ser  mañana de sol nuevo cada día,  que difícil es  estar ligados a  alamas distantes, que libres en su vuelo contemplan la existencia de la vida.

Debería  ser siempre así,  mas   luego de la trascendencia,  puedes vivir  muchas vidas al tiempo, es como si te conectaras,  ligar tu alma  a otros cuerpos  jóvenes, a  almas sin madurar, que  descubren el renacer de sus energías,  yo vivo atado a  varios seres, debo  admitir que la más antigua solo  tienen  6 años en la tierra,  es  pequeña fugas  y suele hablar sola,  camina por toda la casa  en mi zapatos,  suelo sentir sus latidos.

Por eso el acto de posesión ya no es tenerlas junto a ti, solamente debes darles  rienda suelta, dejar que se expresen cósmicamente,  que vivan su vida libres de influencia perturbadora,  atar  fuertemente  sus pechos con el abrazo  y estrechar sus manos con calidez en el saludo.

Ella necesitaba felicidad,  envíen algunas rosas,  chocolates, pero nunca la vi reír,  quizás  ella  prefería las margaritas,  pero seguro estoy de  que  su falta de  expresión no tenía nada que ver  con las flores,  su alma  ligada estaba  con otro ser  a quien desconozco físicamente.   Sus ojos  tristes amenazaban tempestad,  ella  sujeto el paquete como un náufrago a la orilla,  luego   dio un resplandor al mirar la nota,  quizás  nunca  pudo adivinar su remitente y puso en su lugar  a quien ella prefería.   O quizás,  simplemente quizás  recordó esos pétalos  secos  en la  bolsa carmesí de  nuestros destinos.

La nota llego a su tiempo, ella estaba en cama,  estaba  dibujando sus sueños,  el olor del chocolate y las fresas frescas,  detuvieron su atención, cuando un golpe repentino llamo  a la puerta,  ella sin remedio acudió al llamado de  su pecho,  inundada de  curiosidad  advertía la sorpresa,  aferrada  después de mi partida  al reflejo,  al reflejo de sus ojos  en  el espejo.

Jhonatan Salazar Hernandez .

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

PRISIÓN HUMANA

SAMSUNG CAMERA PICTURES

 

Sombras, sombras de luz, de esperanza y de todo aquello que recuerda a la humanidad,  sombras de lo que fui antes de mi metamorfosis cósmica, uno que otro harapo atado a la frente y un camino infinito que se hace ondulante, descanso en un cuerpo pequeño, lleno de desmanes y malas conductas funcionales,  me despierto siempre tarde en las mañanas y en las noches es casi imposible conciliar el  sueño.

Pienso en muchas cosas,  casi siempre estoy solucionando problemas  ajenos a mi vida y en la mía el patio está lleno de cosas que prefiero no mirar,  pero están hay creciendo haciéndose fuerte,  esperan por mí,  algunas veces en las noches  las sombras tomas forma y volumen se levantan de esa dimensión olvidada,  se sientan a mi lado piden café, algo de tabaco,  cuentan historias  se quedan con migo luego caigo en el sueño  y todo desaparece.

Duermo con alguien dulce, ella aferra sus manos y sus piernas a mí,  solo falta un sonido para que ella despierte  y  me busque del lado de mi cama,  eso me da un poco de tranquilidad,   no quiero ser arrastrado sin que nadie luche por mí,  es una justa  melodía que suena cada vez más fuerte,  quizás un precio de saber más cosas de lo normal,  de estar atado a una verdad que todos desconocen, la última vez me quede parado frente a un espejo casi 5 horas,  cuando desperté, sentí mil aromas, mil voces,  mil esencias, todas hay en ese reflejo que ataba  mi forma a un ser humano.

Me hallo  condenado,  ya la salvación no es una manera  de  salir de mi mundo físico,  he caminado más lejos,  tengo arena en mis dedos, arena dorada y plateada,  tengo sudor en mi piel  sudor frió e hirviente,  me la pase  como un velero navegando sin fin y hoy  me encuentro atado a una costa  sin frontera,  pero al final una costa, una cárcel, una prisión físicamente humana.

Jhonatan Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

FALTA DE INSPIRACION

 

mujer de espaldas con sombrero

 

Falta de inspiración, a quien no le ha pasado,  quien no ha prendido un cigarro,  o tomado una copa de vino, sin más prisa que mirar el horizonte pensando en que debería decir ahora, a mí me paso, camine por un camino  de inopia,  prendí mi cigarro y simplemente camine,   más adelante cerca de un rio   vi como una joven pescaba,  tenía un sombrero de ala ancha,  unos pantalones que le llegaban a las rodillas y una camiseta blanca que se veía muy pulcra.

Mi pipa  casi estaba vacía,  decidí acercarme y  observar a la joven,  no sé por qué tuve esa  sensación maliciosa de querer  hablarle, perturbar su cordura, sorprender su incauta mañana y quizás compartir su vino,  quise mirar su canasta y  bañarme junto al rio mientras ella se desnudaba para entrar con migo al agua, sin  pensarlo más  estaba hay parado detrás de ella, a pocos pasos de todo lo que estaba fantaseando.

Salude con un poco de ginebra,  ella sacudió su cabeza,  y me invito a sentarme junto al árbol que estaba detrás de ella,  mire sorprendido y saco una botella de vino que tenía en la canasta,  me dijo con una dulce vos, prefiero el vino, sin discutir me senté   y recibí de sus manos la copa que  me  servía,  ella dejo su vara de pesca y con una navaja inglesa  pelo unas manzanas, las puso en una bandeja que luego roció de vino, la puso frente a mí y me dijo, Y cuál es tu historia. Rápidamente invente algo, fue como ser actor deje que mi imaginación construyera a un hombre diferente, no quería que ella se acercara a ese  ermitaño, desordenado y  egocéntrico ser  que habitaba en mí.  La conversación fue fluida, pronto el vino se terminó y la botella de ginebra salió de mi gamulan.

Las estrellas comenzaron su audaz entrada en escena,  ella reclinada en mi hombro contemplaba el rio que se llenaba de luz de luna.  Yo no sabía cuál era el proceder de la noche, así que pronto me decidí, y  amarre con mis manos  su delgada figura,  pronto su calidez atrajo mi sueño,  y me quede dormido junto a su cabello.

Desperté algunas horas después, desnudo, sin dinero, ni pipa, sin ginebra,  solo con mi vergüenza y una nota que decía, mi historia es pescar a hombres como tú.

Al día siguiente  despertaba sobre mi sofá, alguien tocaba mi puerta,  eso era más raro que todo lo anterior, pues vivía aislado,  era una  cabaña pequeña donde nadie solía entrar,  indeciso sobre si  tenía que abrir la puerta, me levante dejando atrás mi resaca,  sin más remedio pues los golpes eran constantes,  abrí la puerta y hay estaba ella, con mis cosas sobre sus manos, una botella de vino,  y una bandeja con manzanas.

Jhonatan Salazar Hernandez

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

EL RELOJ DEL ABUELO

Reloj Del Abuelo

Ya pasaban casi 3 meses desde que mi trabajo me había llevado lejos de la ciudad, sumergido en la rutina casi nunca usaba el celular, en verdad  era mi excusa perfecta para aislarme de las responsabilidades, de los compromisos y el afán que  habita en cada calle.  Cada vez que salía de excursión a las montañas, pasaban días en que lo único importante era caminar y poder dormir en medio de las peores condiciones.

Bueno llego el momento de retomar la ruta que me llevaba a casa, después de  casi 5 horas en  un carro,  tome la ruta por necesidad, esta me llevaba a la ciudad, decidí pasar por la casa de mi abuelo, quedarme hay una noche, estrechar su mano y alimentarme de esa fuerza espiritual  que posee en su voz,  tome un taxi,  admire las luces y la terrible contaminación visual de la civilización.

Por fin después de uno minutos estaba parado frente a su puerta,  busque por todas partes y no tenía mis llaves, rápidamente  dirigí mi mano al timbre,  en un momento escuche sus pasos imponentes bajando las gradas,  abrió la puerta, y casi a la misma ves abrió su corazón,  sus brazos,  me estrecho en un fuerte abrazo,   casi pude escuchar su corazón latir mientras su voz quebrada,  casi sin aliento me hizo pasar,  tomamos café en la sala de estar el y mi abuela se sentaron frente a mí,  sus ojos inundados de recuerdos y tristezas de años, me miraban  incesante mente,  mi corazón latía a mil por hora, y mi abuelo como acostumbra disparo las palabras más apropiadas  directo a mi pecho. Esta soledad nos está matando,  aquí estamos los dos sólitos,  en esta casa tan grande,  se siente tan vacía,  ya casi nadie suele visitarnos,  en verdad ya me siento muy cansado hijo.

…………………………

Mientras el sujetaba la mano de mi abuela ella me miraba, me miraba el alma, me desnudaba el espíritu,  escudriñaba dentro de mi infancia,  en esos días en que juntos  preparábamos la cena, yo sentado en el mesón de esa casa grande y ella siendo lo que es una mujer  de  esas que ya no vendrán más, que como mi abuelo no volverán a nacer. Ella menciono con lágrimas en sus ojos pero alegremente,  hijo mañana cumplo años, cumplo 43 años, exclamo de manera muy  segura, la mire asombrado, quise corregirla, pero antes de que hablara mi abuelo la miro y le dijo  son 73 años, 73, mientras respiraba con dificultad  soltó una risa  descontrolada  y me abrazo, no quise entrar en detalles, pase a mi cuarto,

Todo estaba como cuando salí,  la cama  el televisor las revistas, uno que otro papel suelto y una fina capa de polvo  que confirmaba su quietud,  mi abuelo entro en la pieza junto a mí, mientras apoyaba su mano en mi espalda, me decía,  mijo todo está como lo dejaste, ya casi son tres meces desde que te fuiste, he contado cada segundo en este reloj viejo, viejo como yo, ya casi no le queda cuerda, pero  ha contado cada hora, cada día, y aun espera a que cada tarde entres por esa puerta y cenes en nuestra mesa.

Dios, como debe expresarse esa sensación cortante, que aprieta tu garganta,  y hace humedecer tus ojos, como debo decir que instante me sentí el ser más ingrato, olvidadizo y poco cortes.

Sujete a mi abuelo, le di un abrazo fuerte, mientras secaba sus lágrimas, mientras juntos nos lavábamos  los demonios y nos confesábamos en ese pequeño gesto el afecto más grande, entre el árbol y su semilla, entre lo que él es y lo que le aprendí.  Al día siguiente él junto a mí  empacábamos una maleta llena de sueños, llena de promesas de regreso, llena de mil cosas que aun debo descubrir,  los deje hay en esa puerta, esperando por mí y mi pronto regreso, yo partí esperando volver,  esperando verlo de nuevo, esperando poder darle cuerda a su viejo reloj.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

AZUL

chica_fumando_by_claudiavianney-d6r9gkk

Caminaba una noche por las calles pequeñas y angostas de la ciudad blanca,  estaba con mi amigo Julián,  ese loco  con conciencia militar pero de ultraizquierda, teníamos algunas cervezas y fumábamos Marlboro,  seguimos una ruta muy popular que pronto nos llevó hasta una plaza de encuentro, habían artistas de todo tipo, músicos, bailarines, escritores, vagos ,sin contar los revolucionarios y uno que otro drogadicto, de esos sí que me cuidaba, son personas impredecibles muy efusivos y con mala reputación,  eso fue lo que me dije cuando entre en este sitio.

la noche pasaba y sus palabras se hicieron repetitivas, nos aislamos un poco buscando una conversación madura y algo intelectual,  estábamos en esas,  de pronto un  hombre alto  mucho más corpulento que nosotros,  se nos acercó, él muy decente nos  convido a sentarnos  junto a ellos,  yo lo mire de pies a cabeza, era uno de esos aspectos que no quieres encontrarte en la noche, tenía muchos tatuajes en sus brazos y uno muy peculiar en la parte derecha de su rostro,  el cabello era un caos  lo tenía empinado hacia el cielo, muy largo arriba pero en los lados casi no tenia,  era un peinado punk,  claro yo no sabía eso era muy joven y un poco conservador, por no decir tradicionalista esto gracias  a mis papas,   mire a mi amigo con rostro de duda,  y el con su efusiva manera de ser  no lo dudo dos veces  y dijo claro gracias por la invitación, caminamos un poco y nos sentamos en un andén con 4  personas que de hecho parecían salidas de una película de rock de los  80, tenían botas de cuero negras y pantalones rotos,  sus chaquetas eran de cuero  y sus rostros y cabellos tenían una rebeldía peculiar,  cuando llegamos compartimos de nuestra cerveza,  de nuestros cigarrillos,  pronto ya no teníamos nada.  Pero claro teníamos dinero,  pasaron casi 40 minutos,  uno de ellos  menciono, “quédense un poco más”  ahora llega una amiga, ella es una buena hembra a demás es divina, cuando el  menciono todo esto imagine  un prospecto rock similar a ellos, con aretes en sus boca y un aspecto amenazador,  nada de femenino en un alma manchada por la rebeldía y el mal trato, sentí algo de curiosidad y decidí quedarme,  en un momento ya éramos  buenos amigos, comentábamos asuntos del país,  sin mencionar que todos teníamos una manía de izquierda que nos dio mucha empatía,.

Paso el tiempo pronto y de repente escuche una dulce voz, alce mi rostro y hay estaba ella,  una mujer blanca con cabello negrísimo,  y muy corto, un poco  clásico de los 90, tenía una boca roja era delgada y no muy alta, caminaba con el viento,  y cuando por fin termine de admirar todo su cuerpo,  me miro y todo lo que pasaba a  mi alrededor se quedó callado, se detuvo, fue un momento de magia que solo yo admiraba, sus ojos eran grandes  tenia pestañas negras como la noche, y un color azul, azul como el cielo la mañana,  de inmediato todos los  jóvenes que hay estaban se levantaron la abrazaron y la llamaban AZUL,  ella no me hablo, claro no me conocía  yo no era nadie cercano a ella.

Rápidamente  entre en su mundo, analice, porque una mujer tan bella y delicada se rodeaba de hombres con tan brusco aspecto y tan malas costumbres,  no lo entendía muy bien,  pero al cabo de 5 minutos todo se comenzó a aclarar,  ella  hablaba de una cierta revolución  fumaba sin parar y tomaba cerveza con ansias,  de repente  uno de ellos le menciono,  oye acá tengo  unos moños de  cannabis  KETAMA DE WORLD OF SEEDS la variedad, yo no sabía nada al respecto, a escondidas de mi familia fumaba cigarrillos, no sabía que marihuana,  y menos me atrevería a probarla,  pero ella muy emocionada mostro mucho interés y prontamente estaban desarmando un cigarrillo y llenándolo de esta  extraña materia vegetal, ella comenzó los honores  fumaba y exclamaba sus teorías revolucionaras, todos fumaron de pronto  el porro estaba  justo frente a mí, claro yo mire al portador y le di las gracias  mencione que me dolía la cabeza que por ese día pasaba  incluso asegure haber fumado mucho antes de verlos a ellos,   todo esto lo dije para no ser retado a probar,  ellos siguieron su rutina de fumar y fumar hierva,  al cabo de un momento la encantadora mujer  que llego, era nada más un objeto  de  perversión entre estos  seres de la calle  sentí mucha lastima pero nada podía hacer, entonces mire mi reloj y me levante me despedí y tome mi camino,  no sin pensar en esta hermosa mujer, recuerdo  ir en el autobús  pensando en esos ojos,  en lo fino de su cuerpo y en ese misterio que tenía su boca,  la profane  y mil veces la imagine en otros sitios, junto a mí, o simplemente hay sola, siendo admirada.

No la volví a ver  en mucho tiempo,  pasaron años  y casi no recordaba su rostro solo su  seudónimo, AZUL,  y esa noche en que la vi con tal aprecio. Un día  caminaba por las calles ya era otra persona, más maduro y con aspiraciones  más adultas, una familia un buen trabajo y todos esos ideales que te enseña el consumismo,  claro era joven aun,  caminaba sin saber que ella estaba del otro lado de la acera,  alce mi rostro y mire una figura casi fantasmal, con ropas sucias, unas botas de milicia, y una camisa de mil días de uso,   no aguante las ganas de saber si ese fantasma ambulante era ella, y grite “AZUL” ella  miro desorientada,  puso sus ojos en mí,  su AZUL estaba manchado, su rostro ya no era fino,  y su cabello estaba cortado con máquina de afectar,  su cuerpo era tan delgado que parecía quebrantable,  tenía en sus manos cortes,  cicatrices,  estaban tan sucias que no quise acercarme, ella tambaleando me  hizo un gesto de desaprobación,  estaba bajo el efecto del licor y las drogas, como un fantasma que desaparece ella siguió el camino de esa acera oscura y sin fin, ella se perdió para siempre, nunca la volví a ver…..

 

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

 

TESTIGO MUDO

índice

TESTIGO MUDO

Ella? ella paso hace mucho, era como esas noches largas de la cólera, en las mañanas te levantabas casi sin ganas, tu cabello enredado era quizás el lio más grande que conocían mis días de adolecente, te parabas frente al espejo mientras difamabas, yo planeaba estrategias absurdas para retenerte otro poco, el espejo era quizás el único testigo de esas mañanas matutinas de besos de roble, recuerdo aquel espejo, tenía casi la edad de nuestro encuentro, Recuerdo que lo arme con unos trozos de madera que encontré en el taller de papá, lo pulí, me fije en cada detalle de su cuerpo, fui casi un amante que acaricia su víctima antes de navegar en ella, ate sus esquinas con la magia que mi papá me heredaba, coloree su cuerpo con un tono vino oscuro y lo puse hay, en esa esquina que tu habitabas, él fue el único testigo de esa historia que fuiste, recuerdo que pasaba días admirando besos rojos en el cristal del espejo, las mañanas se teñían de un tono sexual al recordarte hay desnuda parada frente a ese testigo mudo, este querido se estrechó tanto, que casi se fundía con el espejo que tenía en el centro, sus brazos se hicieron fuertes ya casi contaba historias de dos cuerpos diáfanos que frente a él se consumían como leños secos, también recuerdo la partida de su forma, recuerdo poner un clavo en la pared de tu alcoba, hay lo sepulte junto a tu recuerdo maldito, recuerdo haber dicho cuando lo dejaba atrás con la garganta llena de sensaciones, te abandono, como un universo de historias que jamás volveré a leer. Hay estará colgado siendo testigo de tu soledad acompañada, lejos de mi como las estrellas al sol de mediodía, mirara tu lecho tus prendas y el fuego de otro cuerpo, será testigo de mil historias más, pero nunca vera mi reflejo en él, se conformara con mi silueta en la sombra de la ventana, mas nunca seré testigo de sus mentiras, de sus ilusiones, ya demasiado tengo con ser el dueño de sus mil historias.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

ROJO ESCARLATA

labiosrojosenn00000egro

ROJO ESCARLATA

Ella saco sutilmente su labial, con una destreza divina, pinto en el cielo de su rostro unos labios rojos, ese rojo carnal y erótico de las pasiones más profundas en el alma de cualquier hombre. Sujeto su copa de vino tinto, la llevo a sus labios y macho finamente el cristal, cuando estremeció la punta de su lengua   la flamante llama del humo de su cigarro,  con los dedos junto a la copa y sujetando el cigarrillo  mi mirada indiscreta recorrió su mano,   advertí un cabello negro sobre un pecho blanco, una delicada cadenilla mantenía el equilibrio de su delgado cuello, mis ojos contemplaron su mentón y nuevamente recorrí su boca, unos labios gruesos, finos, definidos, banales.

Tome mi copa mientras planteaba estrategias para acercarme a su silla,  recorrí el salón con mi mirada  y todo tenía un sutil brillo dorado, todo excepto  esta tímida figura femenina que inundaba el lugar con su elegancia,  su tono oscuro y pálido que contrastaba en el paisaje, ella tenía un vestido rojo  su cabello era quizás el más negro que había visto,  y su piel era tan pálida y clara  que asemejaba las nubes de primavera. Yo seguía mirándola tímidamente  mientras jugaba con mi cigarro,  ella, imagino yo,  era una de esas noches nocturnas llenas de estrellas y de cálidas historias junto al fuego,  o quizás no, podría ser una egocéntrica o quizás una pirómana buscando leña para su hoguera.

Había pasado ya casi una hora  el vino hacia su efecto en mi boca,  la cajeta de cigarros me sorprendió al estar bacía, quizás esa era mi mejor estrategia, “un cigarro”, porque no,  me levante de la silla  tome un poco de aire  camine  hasta su olor,  entre en su espacio y casi sin dudar  deje Salir una frase tonta, de esas que sueles usar al conocer a alguien, ella alzo su  rostro y me miró fijamente quizás durante momento, navegue sus ojos en instantes, sin quitarme la mirada de encima,   sujeto los cigarros  abrió la caja y me encendió uno de sus cigarros,  clavo su mirada en mí, sin pronunciar palabra alguna, puso en mis labios ese cigarro blanco que tenía una mancha roja en la base,  no sé por qué  pero mi mente cobarde no tuvo más palabras que un simple gracias,  me sentí torpe y muy poco atractivo, camine sin dudar a mi silla y esta querida no quito su mirada de mí.

Tome mi vino y empuje una gran bocanada de humo, ella sin dudar sabía que me tenía, yo sin dudar sabía que era tan suyo como el humo al cigarro, paso un segundo ella bajo de su silla y  tomo su bolsa, camino directo hacia mí, sus pasos sonaban como el tic tac del reloj  del salón, y mi corazón ato su marcha a este ritmo flamante de sus piernas,  se paró  detrás de mi silla,  con su elegante mano  puso junto a mi copa una tarjeta blanca manchada con un beso  de  rojo escarlata.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

NIÑO NN 10 AÑOs

ninos_trabajando

Yo caminaba bajo un fuerte sol,  después de algunos días de trabajo en esa hermosa cordillera,  mi ser anhelaba mi  cama,  mi nevera y algunos vicios del consumismo actual,  mi maleta llena de experiencias pesaba como nunca, tenía que caminar casi 7 kilómetros, hasta el lugar donde una camioneta me esperaba, el camino se  hacía fugas por la música de mis auriculares,  llegue bajo un fuerte sol a ese caserío, espere casi 2 horas y mi transporte aun no llegaba, decidí preguntar, un señor me contó que dos kilómetros adelante por un sendero pequeño  la camioneta y sus ocupantes estaban varados tras una falla mecánica,  tome mi maleta mi caja de herramientas y salí a su encuentro.

Tras caminar casi 200 metros, alce mi cabeza y mire un niño que se me acercaba en sentido contrario, él muy decente me saludo, buenas tardes dijo,  y yo respondí como es debido, quise preguntarle   si estaba en la ruta adecuada y que si el había visto la camioneta,  el asentó con su cabeza y  me indico que si quería él me podía llevar hasta el lugar.

Tarde poco en comenzar a mirar al niño, mire su ropa muy sucia, unas botas que a simple vista le quedaban grandes, y sus manos y rostro estaban manchados con una  especie de tizne negro, le pregunte,  cuántos años tienes, tengo 10 años, pregunte su nombre, el respondió,  luego  de casi 5 minutos de silencio, quise preguntar de qué lugar venia, el me miro y guardo silencio un momento, agacho su cabeza y susurro vengo de trabajar,  en la finca de un tío,  yo respondí y que haces en la finca de tu tío,  el escondiendo su mirada triste  respondió,  ¡cojo coca!,  mi cuerpo se congelo he intente disimular mi asombro, guarde silencio mientras este niño señalaba las montañas indicando la ruta que seguiríamos. Mire mis botas la sombra de mi cuerpo bajo este imponente sol mientras recorría con mi mente lo que era mi infancia pasada,  me cuestione sobre tantas cosas mientras miraba a este niño con harapos y todo su cuerpo sucio, ¿Cuánto cuesta la infancia de un niño?,  cuanto tendría que vivir él para salir de ese absurdo lugar llamado destino,  mordí mi boca para no llorar,  el me explico cortamente el negocio, cuanto ganaba cuanto trabajaba y que tanto tenía que hacer.

Pensé en mi casa, en la comodidad de mi sofá, o el olor de mis sabanas, me sentí profano, ambicioso, desagradecido,  ese niño sin infancia y de mirada vacía y triste,  solo podía vivir su realidad,  y yo que tanto tenia no podía hacer nada por él, continuamos el camino y cuando llegamos mis compañeros de la ONU estaban listos para partir. Todo quedo atrás, las montañas, el niño, la coca, la vida de estas almas olvidadas y clandestinas.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

MONTAÑA FRÍA 2:30 AM

1-P1050994

La noche les cayó encima, como un pulcro manto frío, tan helado que sus almas parecía flotar en un mar de hielo, el silencio se hacía tan profundo que parecía sepulcral,  y el camino era tan largo como  la vida misma, él equipado con su Alter Ego buscaba entre las estrellas una guía, pero estas  danzaban en el cielo nocturno, era casi un aguacero de  esperanza que se desvanecía frente a ellos, el con su nariz fría y manos calientes recorría la ladera de la montaña, con una pequeña luz del tamaño de una luciérnaga, hacia paradas solo para dar pistas a su compañera de aventura, ella desde lejos miraba esa pequeña luz, para ella a la distancia esta era su estrella, su guía, su mapa.

Recuerdo cruzar un rió que inundaba la carretera, este caía de la montaña y seguía hasta el enorme  lago que reflejaba las nubes nocturnas. El agua tenía un color tan blanco que casi parecía relucir en la oscuridad,  moje mis botas en su fuente, camine despacio los primeros pasos luego la cuesta se hacía casi imposible, sentí que como agujas entrelazadas a la montaña me ataban a su suelo, tierra virginal, mi compañera susurraba a mi oído, y con su mano fina acariciaba mi espalda,  el frío helado de sus uñas rasgaba mis esperanzas de un nuevo día.

 

Recuerdo mis manos sobre ese fango,  mis rodillas dobladas en esa cuesta, mis ojos desorbitados, y sobre mi espalda el peso de un pasado que me devoraba como ladrón al asecho,  sentí un fuerte golpe en la nuca,  mis ojos relucieron luz frente a ellos, y mi humanidad yacía perdida en esa montaña helada.  Un crujido empezó a atar mis  latidos a mi manos, una curva cerrada y mi cabeza golpeo el vidrio frío, mi cuerpo yacía sin aliento en la cabina tibia de un jeep, este ángel de hierro me cargaba sacándome del fin del mundo, junto a un conductor que mascaba tabaco y respiraba humo.

 

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

EL ARBOL CON EL ABUELO

06matthiessen3-superJumbo

Mientras esperaba con ese sutil apego a las mañanas en cama, mi abuelo bajaba las gradas con una bolsa, esas que solo ves al año de ser guardadas, lentamente con su destreza hecha de años, la puso frente a mí, mientras sacaba las tres partes de ese viejo árbol que lucía estrecho y sin arreglar, entendí su mensaje y de inmediato me pues en pie, para empezar esa dichosa labor de las festividades, una a una las fuimos acomodando, mientras recordaba los años pasados y las fechas que en la misma situación junto a él había vivido, mi pecho saltaba de emoción, cada pieza encajo en la otra, mientras él contaba historias, note que una de las ramas se hallaba maltrecha y sin forma, le pregunte y ahora que hacemos, el sujeto esta rama y sin preocupaciones exclamo, el árbol ya está viejo mijo, así como nosotros, este será acaso el último año que nos toca a los dos ponerlo en pie, el con su vos de trueno, tan madura y fuerte al igual que su cabellera, y yo con mi vos fina digna de los 26, hubo un minuto de silencio mientras el arreglaba la mencionada rama, note que sus ojos se nublaban y comenzaba a llover en su valle de experiencia familiares, no tardó mucho en mencionar a uno de sus hijos, ese que se desvelaba junto a ellos y que alumbraba la mañana con su presencia, el condenado partió al mundo de los alados mucho antes de que fuese su hora, eso decía el, mientras de sus manos se formaba esa pieza fundamental en el árbol, mi garganta se anudaba y mi ojos no fueron capaces de afrontar los suyos, continuamos con nuestro árbol sin mencionar palabra, luego de un momento ya estaba en pie, tan hermoso como la primera vez que lo vi a mis queridos 11 años, recuerdo esos días con canicas en los bolsillos y un trompo en la mano, el repetía insiste menté que quizás el año próximo el ya no sería quien lo armase mientras su encorvada figura palidecía por la posición.

Como afrontar la realidad de los años, y las congojas que estos generan en nuestros seres queridos, cada hora que pasa es de dicha junto a sus historias y cariñosos gestos , pero es una sentencia a tiempo pues se acerca mas la partida, esa partida inevitable y siempre inoportuna, quisiera aferrarlo a mi como mis alas, esas que el mismo me dio con su hábil palabra e incondicional apoyo, pero entiendo que solo estamos de paso y lo único que podemos hacer es sujetar fuertemente nuestras agujetas para no tropezar en cada cuesta.
El final del día fue marcado por un fuerte dolor de cabeza, y sus rodillas hinchadas por la labor, recuerdo estar muy cansado, primero que el por supuesto, ese verraco como él dice, sí que suele darme dolor de alma, y vigor de espíritu, quisiera beberme los años de él y juntos frente al querido árbol regresar a mis 11 años sobre sus rodillas y con mis queridas canicas, listo para comenzar una nueva historia.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

ENCUENTRO CLANDESTINO.

-_relatos_eroticos

Te acercas susurrando a mi oído, casi en calma tu lengua moja mis entrañas, mi mano atrevida va en busca de tu centro, tu mordisco eriza mi alma, y casi en calma caemos juntos en un beso que prohibido se hace secreto, tus manos sujetando mi cabello, y las mías apretando tus nalgas, casi desnudando tu aroma de mujer fértil, mi lengua prueba tu cuello y esa fragancia embriaga mi ser.
Dejo que camines un poco por mi espalda, mi cuerpo ardiente como el carbón y mis ansias vivas como la brisa, esa que dejas caer de tu boca con mis arremetidas de placer nocturno, mi mano entrometida en tu pantalón, un dulce néctar derramado en mis dedos, que luego sucumben en tu boca, descifras las curvas de mi abdomen y tu lengua pinta figuras en mi ombligo, mi pantalón traicionero deja caer su figura mientras un fuego de humedad infinita lame mi deseo, el gemido rompe el silencio del pecado, y muerdes un poco para recordar mi manía del placer.
Luego casi sin alientos sujeto tu cabello, te das media vuelta y te acercas a mí con ese sutil calor que desprende tu cuerpo en las madrugadas, sin pedir permiso tomas mi cuerpo, lo haces tuyo, tuyo a la fuerza, sin remedios, ni cordura, y yo estoy hay como un espectador víctima del deseo, sin poder decir nada solo contemplar el milagro de nuestros cuerpos en la mañana, haciendo mi labor de amante, de poeta, y cómplice de tus perversiones más secretas, entro en ti, me sumerjo en la experiencia de tus años, bebo el vino de tu vientre, y me embriago con el placer de tu vos a mi oído, los fluidos de los amantes, nuestro manjar, nuestro cielo, solo de los dos nuestra complicidad, ese temblor de tus piernas cuando acaricias el cielo y tus uñas en mi espalda pidiendo más.
Luego estas ahí junto a mí, acariciando mi ser con tu mirada llena de deseo, tus manos desenredan mi cabello, y tus piernas casi sin vida entrelazan las mías, tu vos susurra secretos, y mis ojos contemplan esa figura hecha por el viento, me acerco a tu pecho y bebo de ti el néctar de las flores en primavera, siento el olor de tu cuerpo en llamas, y no puedo contener mi arremetida.
Somos tu y yo, más las horas que le quedan a nuestro encuentro clandestino.

Minientrada

SUS OJOS

Como-Medir-la-Talla-de-Tu-Pie-TheGoldenStyle-The-Golden-Style-3-copy

Saber que mi mejor amiga tiene 8 años, mi más grande admiradora 6. Mi alma gemela las ha cuidado, hoy nos encontramos, y veo en sus ojos el fruto de un amor que cultive en otros campos, en otra tierra, en otro tiempo, cada risa, cada gesto me enamora más de su fruto. Dónde más podría crecer la fantasía, si no en sus tres almas llenas de inocencia y tiempo en soledad, me encanta cultivar sueños en sus horas, verla hay dormida después de mi en ella y despertar rodeado de abrazos y risas inocentes, es como si amaneciera con su risa y saliera el sol con sus ojos.

Minientrada

QUISIERA

20070913002045-vi

Quisiera un abdomen fértil, enlazado a un corazón fuerte capaz de amar, quisiera una mente curtida de mentiras para que crea esta verdad, quiero excesiva perversión para hacerle el desayuno y la cena, quisiera alguien sin tiempo ni afán para darle mis horas infinitas y ponerle prisa a mi ausencia, quisiera exceso de piel para tener exceso de besos prohibidos, quiero una boca hábil para que pueda hablar a mi oído mientras desnudo sus alas de cuervo. Quiero calma para robar mi éxtasis de quietud, te quiero aquí para que no seas más de allá. Quiero vida para vivirla bajo las sabanas, quiero las sombras para que tus ojos no vean más que mi cuerpo, quisiera coincidir, una cerveza un cigarro o quizás el mismo cuarto de hotel, Yo solo quisiera.

EL AVIÓN DE PAPEL

IMG_4205

EL AVIÓN DE PAPEL

Note como unos niños con el rostro sucio y sus rodillas embarradas jugaban en el barranco, ese que quedaba junto al salón de clases, note que hacían bolas de papel y las impulsaban en el viento, pretendiendo que estas eran aves o aviones, mi mente nublada de obligaciones hizo una pausa detuve la clase y entonces me acerque a los niños, pregunte que hacen, y el más osado me respondió estos son nuestros aviones de papel, algún día llegaran hasta la luna, disimule un poco, doble mis rodillas y un nudo en la garganta me hizo casi estremecer, los mire, no pude evitar enfrentarme a esa inocencia infantil de sus ojos. Entre corriendo al salón y tome unos documentos de esos que tienen leyes y códigos que casi nadie entiende, doble mis rodillas, y pregunte, ¿saben que es un avión de papel? El más grande de los dos, se acercó y sujeto una de las hojas, con un poco de destreza quebró sus esquinas al centro, luego de dos pliegues tenía un armatoste que parecía algo así como una escuadra, lo tiro al aire y con vos un poco decepcionada dijo, este avión casi nunca aprende a volar, por eso no me gusta, el menor disimulando corrió al lugar donde había caído este objeto, se acercó a mí y me dijo, intenta, sujete el papel, mientras en mi mente se revivían aquellos momentos de infancia, recordé las tardes de ocio con mis hermanos, y una ocasión especial en que nuestros aviones llegaron hasta la luna esa luna de cristal, lastima notamos que esta se podía romper, mire al niño fijamente y con un tono suave comenzamos la labor de darle vida a esas páginas inútiles, paso a paso les enseñe el proceso mis manos no tardaron mucho en recordar cada paso, luego de un minuto aproximado, teníamos nuestro primer avión, los dos niños con ojos asombrados, doblaron sus rodillas se inclinaron y observaban impacientes al ver este objeto nuevo, fue tan increíble poder contemplar su expresión, casi se parecían a mí el día que mi padre con gran destreza me enseño a volar en estos pequeños aviones de papel, note que mis ojos se llenaban de fluidos, en palabras burdas, quería llorar, sin que pasara el tiempo para mí ya tenía el segundo avión en mis manos, los niños ansiosos, se pararon y cada uno tomo el suyo, corrieron al barranco y por primera vez lanzaron sus aviones, un grito casi del alma dejo por hecho que su alegría era inminente, uno de ellos lo lanzo tan alto que el avión cayó muy lejos, me miro y dijo, este avión si aprendió a volar muy alto, casi no lo puedo alcanzar, el otro más precavido lo arrojaba con elegancia y siempre muy cerca, entonces le pregunte, porque no lo arrojas más fuerte, este se dirigió a mí, me miro con sus dos ojos grandes y casi susurrando dijo, no quiero perder mi avión de papel, pues es mi único objeto valioso, ya no tengo más juguetes, y los otros no saben volar, estremecido por las palabras de este niño, me cuestione sobre el valor de las cosas, una simple hoja, era más valiosa que sus zapatos ausentes o sus precarias ropas, pero al escuchar las risas en ese apartado lugar, donde el mejor entretenimiento es el cielo nocturno, todo cobra vida, las tardes ya tienen niños descalzos que corren por la ladera arrojando sus aviones de papel, hasta la fantasía vino de visita, ante la promesa de que mis aviones lleguen a la luna pero esta vez de la mano de estos queridos ángeles.

EN LAS MONTAÑAS DORADAS

BNgs3f1CEAAYOCQ

En el fin del mundo, casi en la frontera de la humanidad, rodeado de verde y aire azul, las montañas gimen, los ríos cantan, la calma inexistente en mi alma casi flota en el aire, las horas sin sentido se tornan, pues el sol encaprichado habita estas colinas doradas, mil pasos contados, mis rodillas sucumben ante la cumbre, por mi frente navega una gota salada, mas mis ánimos me mantienen en pie, es casi como si supiera que en la cima se hallara la puerta del cielo, miro el suelo, el reflejo de mil recuerdos envenena mi travesía, alzo la mirada y los ángeles rodean mi estirpe humana, camino entre nubes estas humedecen los pasos que habitan la montaña, casi flotando entre delirios humanos sucumbe mi mente dejando atrás todo aquello que considere valioso, ahora el aire que infla mis pulmones y las botas que me aferran a el suelo húmedo, se hacen lo más valioso, no podría, no podría dejarlas atrás.

El peso de mi mochila llena de cosas tan básicas quiebran mi espalda, miro atrás contemplo el marco de la perfección natural, contemplo la inmensidad, la humildad, y la grandeza, las melodías atónitas de sus voces encantaron mi alma, entre muros de barro y tabla, sus almas enriquecidas colmaron mi alma vacía, mis horas sin precio, y mi libertad pasajera.
El reloj casi maldito muestra el límite de tiempo entre la libertad de lo básico y la realidad de lo matutino, camino de nuevo en la oscuridad, una oscuridad que no aprieta, no asusta, no devora, el aire frió tan frió que escarcharse siento mi cejas, pero un aliento a café de montaña, sale hirviente haciéndose humo en mi rostro, el camino, como la espalda de mi resbaladero mundo, me reta a afirmarte, a pisar fuerte, a sujetar el compañero como si fuese tu hermano. Tu única alternativa de salvación.
11pm. Luces apagadas en toda la ladera, la fábrica de nubes, hace magia en mi querida cordillera, en la oscuridad absoluta las nubes recién paridas, contrastan a lo lejos, en un querido tapiz moreno, su fina figura asemeja a un espejo que refleja el cielo, el cielo canta, y mi camino continua lejos de este querido paraíso, de regreso a un mundo de cemento.

CUANDO NO ESTAS

images

Cuando no estas ,
el tiempo parece pausado y lerdo,
una magia sutil lo detiene en una danza de nostalgia,
la calma se torna en desesperación,
y la espera parece asfixiante,
cada minuto pasa y me trae tus ojos,
cada segundo pasa y me trae tu boca,
ya no puedo esperar a verte
y te imagino a mi lado,
recostada en mi hombro,
como mi eterna enamorada,
te imagino junto a mi aunque acabo de marchar .
amor mio estas en mi vida como mis latidos,
como mi risa, como estas poesías …

ELLA PASO HACE MUCHO.

Por qué dejas que el pasado turbe nuestras aguas,
ella fue el dolor,
tu eres mi compañía,
ella paso ya hace mucho,
y tú, tu despiertas con migo,
no debes agitar tus alas, que en reposo arden sobre mi pecho,
sabes que soy así,
me alejo de mi pasado, pero nunca, nunca lo dejo atrás,
acaso no es esa la mejor manera de olvidar,
acaso no pasas las horas aferrada a mis historias que te enamoran,
pues esas historias que hoy te desesperan son la otra cara de la moneda,
me vendo como soy,
un amante y un poeta que olvida,
ama y se entrega,
esa otra cara es la que duele desespera y arde en silencio,
como una llama que no ves, pero te quema en las sombras,
tómame así como soy, no pretendas cambiarle la mañana a los días,
ni el sueño a las noches,
pues la luna siempre será de las sombras y el sol quien caliente tus días,
no temas pues su llanto ya no es más mi pena,
ni su alegría mi coraje,
hoy soy tan simple como un día en compañía,
ya no amo, el amor es para las almas inocentes y la mía envenenada de realidad yace,
ya no juro las promesas son para las almas inocentes y la mía,
la mía aún espera por la primera de ellas,
así que ama nuestras horas,
ama nuestros sueños,
las mañanas juntos,
las noches,
pero a mí solo dame tu compañía,
la más fiel de las compañías,

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

4 HORAS EN LA CIUDAD

Me halle hay de pie, junto a esa esquina que conduce a su vereda, mire al horizonte su calle perderse a lo lejos,  suspire profundo, casi pude adivinar su aroma frente a las ventanas de la calle,   mi bus dio un zumbido,  supe que tenía que subir,  di la espalda y  tome la silla junto a la ventana,  mientras arrancaba también recordé que en ese lugar te había visto, junto a tu hermano en un coche mientras conducías por primera vez, como nos cambia la vida y los caminos que elegimos, hace pocos años yo solo era un joven en un cuarto de  renta y tu esa querida adolescente que busca dioses entre quienes caminan,  llegue a ese parque en el centro de la ciudad,  donde una noche tempestuosa te conocí, fue así como alzar la cabeza y notar a una estrella más brillante,  fue como  ir de paso por la calle y encontrar  una pared rosa en medio de las paredes blancas,  luego atravesé la fuente,  por ahí donde de la mano tantos años compartimos,  luego el cigarro  el caffe  y ese tu olvido,  llego un amigo a compartir la cerveza,  reímos, jugamos,   olvidamos,  al pasar las horas tome mi  bolsa, mis ideas y de la mano de mi vida otro camino,  este me condujo al terminal de tu ciudad, hay donde tantas veces me dijiste adiós, es  un subvenir este destino, tantos días y horas, meses y años,  todos para conducirnos a ese querido lugar del pasado,  ya tu y yo nos olvidamos,  o quisiera decir eso, pues hay de la memoria en el olvido, es fuerte y arraigada, tanto como de árbol de saúco, que florece  en octubre,  tanto como estas letras que suelen despertarme en la madrugada.

 

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

TÚ SIENDO MAR.

 

Tú siendo mar,  navego con mis pies descalzos en la arena de tu playa,  hundo mis dedos en la humedad  de tu orilla,  y sucumbo ante la espuma de tus olas de  fuego mojado, me acerco prontamente con mi lengua húmeda de sed, quiero beber de ti, consumir tu miel dorada, cálida, y abundante,  sujeto la cebada fría, roso levemente tus piernas, sin prisa recorro tus cuerpo,  me acerco a tu centro mientras tus ojos  divagan en un cielo estrellado dentro de nuestro cuarto,  toco levemente la botella con tu piel,  sigo el camino dictado por tu cuerpo,  en cada parada noto su gesto pervertido,  esa leve manera de hacerme tuyo, sin más remedio que un adicto frente a su droga.

Noto ese pujo de tu cuerpo, como mar mal trecho,   azotas la orilla de mi cuerpo, te internas en mí,  y yo me hundo en tus inmensidades,  camino levemente y siento como tus fluidos  me sujetan a las profundidades,   nunca  podría escapar con  voluntad,  debo vencerte en tu fuego, hacer que me ames  y me odies, que me necesites y me repudies,  así como al vino  cuando inerte tu cuerpo gira en la alfombra  y ves la copa derramarse frente al fuego. Inundo mi garganta de ti, me embriago, me sacio, luego te dejo hay en esa frontera humana,  donde el cuerpo pierde las fuerzas, y el alma sale en mil gemidos a conquistar lo eterno del inmenso mar de tus pasiones.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Cita

A UN MUCHACHO

Entre la espuma y la marea
se levanta su espalda
cuando la tarde ya
iba cayendo sola.

Tuve sus ojos negros, como hierbas,
entre las conchas brunas del Pacífico.

Tuve sus labios finos
como una sal hervida en las arenas.

Tuve, en fin, su barbilla de incienso
bajo el sol.

Un muchacho del mundo sobre mí
y los cantares de la Biblia
modelaron sus piernas, sus tobillos
y las uvas del sexo
y los himnos pluviales que ancen de su boca
envolviéndonos si como a dos nautas
enlazados al velamen incierto del amor.

Entre sus brazos, vivo.
Entre sus brazos duros quise morir
como un ave mojada.

Nancy Morejón

 

Comparto con ustedes este buen poema, Espero lo disfruten.

Estado

EL ESCRITOR.

Aquel escritor noto que sus páginas desaparecían, miro cada letra y estas se desvanecían en el aire,  muy preocupado  empezó a llenar páginas, pero pronto se quedó sin hojas sueltas,  cada una en el viento  tomaba su propio destino y se desvanecía en la distancia,  nuestro escritor lleno de letras y sentimientos, miro las paredes blancas de su ciudad,  sin más reparo  tomo sus pinceles y en cada una escribió mil historias,  pero entre más avanzaba  notaba que la lluvia  se llevaba su trabajo,  solo quedaban manchones en las calles y caudales de tinta negra que lo incitaban a escribir, el pobre hombre sin más que hacer, tomo su pluma y  empezó a escribir sobre su piel,  narraba la historia y describía a otro ser, un ser fugas lleno de belleza, de cabellos largos y piel de seda, al paso de los días nuestro escritor casi sin espacio en su piel, contemplo el más puro resplandor,  frente a él se amasaba una figura femenina,  casi sin aliento nuestro escritor puso las ultimas frases en sus piernas, esta figura tenia vos, tenía manos y sin pensarlo dos veces,  tomo la pluma de nuestro escritor, y en su espalda escribió algunas frases, tan mortales como una daga en el pecho, tan mágicas como un par de alas, nuestro escritor inmóvil como una estatua solo podía contemplar el resultado de cada frase en este ser, ella engalanada de su belleza  y de su fina forma, comenzó a seducir, a envenenar, a colmar a nuestro pobre escritor,  el siendo indefenso tomo su piel cada una de sus letras,  esas que haba atesorado   en su cuerpo,  y comenzó a escribir en ella, cada  rincón fue inundado de letras, cada caricia habitaba en poesía, cada rincón se ilumino con el más puro néctar de inocencia perversa, esa que conduce nuestras manos al fuego por primera vez,  cuando nuestro pobre narrador sin palabras ni rincones que llenar contemplo su creación, ella sin reparo sujeto su rostro, beso sus cienes, y marco su alma con ese olor a tinta y cuerpos amantes,  el viento soplo y ella como una ilusión se desvanecía, el desesperado intento sujetar su mano, su rostro, su pelo, pero noto que ausente su alma estaba,  ella desapareció, hay frente a él,   rodeado de todo esos muros  y calles que dé  él se bufaban, así que el  sin remedio ni consuelo dio la vuelta y comenzó de nuevo la historia, esta vez  con la precaución de mencionar su alma, sus deseos, y  con la fe infinita de la primera vez, quizás podría volver, quizás esta vez no solo será una ilusión.

 

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

UNA VENTANA EN LA MAÑANA

Una ventana en la mañana.

Mi cuerpo desnudo junto a un cielo envuelto entre sabanas,  el sol entra cual espadachín en busca de presas,  mis ansias me levantan de aquella cama de hotel,  sujeto su cintura cual naufrago a la orilla, la conduzco al eclipse de los cuerpos, a esa tenue frontera de la humanidad,  como un rayo en mi pecho, mi mente  me condujo a la ventana, casi igual a esos días en que tú eras mi escalera al cielo,  mis manos sujetaron las sabanas,  en un pestañeo vi la vida transcurrir tras aquel vidrio,  una silueta peculiar llamo mi atención, la forma en que caminaba, sus sutiles pasos, y el andar de su cabello en sus hombros, serias tú, dude un momento, era temprano,  casi las nueve,  un trueno recorrió mi pecho,  mis manos sudaron, mi espalda se estremeció,  recordé las horas tempranas de nuestro amor, y me halle tardío de ese color.

El sutil tacto de mi compañera,  sujeto mi rostro, desviando la vista de aquella calle, regrese a sus pechos, a su espalda, a su ser. Ya tú y lo que parecía tu sombra solo siguieron su rumbo, orillas distintas en este inmenso mar de destinos.

La duda sujeto mi esencia,  y recordé que te gusta tu chaqueta azul, tu falda de flores, y tus zapatos naranjas. Y claro estar temprano en los brazos de tu amado, justo antes del caffe.

Pollofilo

 

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

1 MINUTO ANTES DE DESPERTAR

…………….

 

Esta mañana como vino añejo te atravesaste para embriagar mis lagos con ese tono gris y turno de tus lágrimas,  me congele al tocar  con la yema de los dedos el suave y fugas tapete de tus piernas,  como una brisa tus manos rosaron mi barba, y un estremecedor arañazo desnudo mi espalda,  sin animo de pelea el corazón abrió mi pecho sangrante,  y salió indefenso  a tu encuentro.

El olor de tu ser  estremeció  mi rostro, casi como un disparo me embriague  de ti en solo un tronar de dedos,  pude casi contemplar  tu rostro oculto tras tu cabello, la oscuridad cómplice de tu espectral presencia,   animo mi ansia de llorar y casi sin velo mis ojos   marchitaron su existencia, para darle paso a eso que quedo, lo que quedo y que aun resiste a el tiempo,  el tabaco se secó, el vino  ya esfumo sus ansias, y mi sangre sin derramar ocupa  toda la habitación.

No sé qué hago tras tu ventana, olvide que sus vidrios  no son traslucidos,  ya no pasa la luz,  ya no me puedes ver,  sus barrotes fríos en mis dedos,  recordaron esa época ignorante llena de esperanzas humanas, casi me sentí material, en ese pequeño anden,  casi me sentí otra vez yo,  casi me sentí  una vez más respirando tú mismo aire.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

Cita

LA DESTRUCCIÓN.

LA DESTRUCCIÓN.

El demonio se agita a mi lado sin cesar;
flota a mi alrededor cual aire impalpable;
lo respiro, siento como quema mi pulmón
y lo llena de un deseo eterno y culpable.

A veces toma, conocedor de mi amor al arte,
la forma de la más seductora mujer,
y bajo especiales pretextos hipócritas
acostumbra mi gusto a nefandos placeres.

Así me conduce, lejos de la mirada de Dios,
jadeante y destrozado de fatiga, al centro
de las llanuras del hastío, profundas y desiertas,

y lanza a mis ojos, llenos de confusión,
sucias vestiduras, heridas abiertas,
¡y el aderezo sangriento de la destrucción!

charles baudelaire.

Comparto con los lectores este gran maestro, su negra y prohibida poesía profana, disfrútenla tanto como yo.

Cita

EL VAMPIRO

El Vampiro.
Tú que, como una cuchillada;
entraste en mi dolorido corazón.
Tú que, como un repugnante tropel
de demonios, viniste loca y adornada,

para hacer de mi espíritu humillado
tu lecho y tu dominio.
¡Infame!, a quien estoy ligado
como el forzado a su cadena,

como al juego el jugador empedernido,
como el borracho a la botella,
como a la carroña los gusanos.
-¡Maldita, maldita seas tú!

Supliqué a la rápida espada
que conquistara mi libertad
y supliqué al pérfido veneno
que sacudiera mi ruindad.

¡Ay! el veneno y la espada.
me desdeñaron diciéndome:.
-No eres digno de que se te libere
de tu esclavitud maldita.

-¡Imbécil! -Si de su dominio
te libraron nuestros esfuerzos,
tus besos resucitarían
el cadáver de tu vampiro

charles baudelaire.

Comparto con los lectores este gran maestro,  su negra y prohibida poesía profana, disfrútenla tanto como yo.

EL MAR DE TUS PASIONES.

El mar de tus pasiones.

Navegar   por tu espalda, sentir tus senos al acecho, en la noche hallarme descubierto por tus piernas en el mar de nuestra cama,  como tentáculos entrelazando mi humanidad, y humedeciendo mi centro con ánimo de pujar jadeantes uno sobre el otro, tus uñas me desnudan las vergüenzas y valla que sabes que tengo pocas,  mi piel ya no sabe cómo erizarse, pues tu sí que la retas a nuevas formas.

Me seduce tu cuerpo humedecido con ese néctar que brilla en la oscuridad, siento tu fuente tan húmeda como mi lengua, evito el contacto directo y mis dedos se hacen espadas que penetran tus deseos,  mi cuerpo sucumbe ante  tus gemidos, cada frase dicha se hace un leño más en nuestra hoguera,  sin calma mi cuerpo desnudo penetra en tu ser,  la pasión se hace aliento, cada vez más hondo el deseo inunda nuestra conciencia,  tu néctar envuelve mi centro y tu calor me llena de ansias de permanecer en ti.

Las sabanas son una extensión de tu cuerpo, y siento como  caminas por todo mi ser,  difamo debiera ser mi poema, más sincero mi corazón confiesa sus pecados en tu cuerpo, con cada caricia dada mis ansias creen la psicología se hace niebla y estallo de placer en ti,  soy una roca que se hunde en el mar de tus deseos, en el mar de tus pasiones.

Pollofilo.

Todos los derechos reservados, no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo.

EL OLVIDO QUE SEREMOS.

Y la absurda idea de no verte mas fue tomando forma, los días pasan y cada ves mas lejano tu recuerdo muere, hoy sin embargo me levante y lo primero que paso por mi mente fue  la manera sutil y casi torpe de tu mirada cuando despertabas junto a mi, sabes algo, tendría que ser muy buen escritor para poder narrar sobre la herida aun palpitante y poder trasmitir a todos su engroso sentir, mas aun recuerdo con gracia cada tono de tu vos y esa manera triste en que tus piernas entrelazan el viento cuando caminas, han pasado, días, meses  y pronto serán años, se que ya no camino por tus calles, ni siquiera  respiro tu mismo aire, mas aun palpita en mí un corazón, uno que en el lleva tu sombra, esa que olvidaste, esa que fuiste cuando aun eras,  hoy solo me queda tu olvido y ese olvido que somos y que seremos, no quiero que respondas ni que intentes llamar pues ya habré partido, solo quise disculparme, mas mi silencio a sido el pago a tu engaño y tu manera de ser, un abrazo, el hombre que olvidaste y que a ti te olvida.

POLLOFILO.

Todos los derechos reservados no olvides mencionar de donde lo tomaste si quieres compartirlo